Ante la inflación, las MiPyMEs en México requieren más y mejor tecnología

En junio pasado, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) reportó que la inflación en México llegó a 7.99%: el mayor nivel alcanzado en 21 años. Esta, por supuesto, es una noticia que refleja el impacto a nuestra economía resultante de distintos acontecimientos a nivel global, como el conflicto armado en Europa, el incremento en los precios del acero o el repunte de contagios por Covid 19; y la incertidumbre continúa. 

Para el caso de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs) este panorama representa una situación que complica -aún más- su recuperación después de la pandemia. Hoy, estos negocios no sólo enfrentan el reto de impulsar sus ventas, sino también, de lidiar con atrasos en las cadenas de suministro, alza de precios en insumos y elevadas tasas de interés para créditos. 

A su vez, este panorama adelanta que estas unidades económicas en México, incluyendo las que sobrevivieron e incluso se transformaron después de la contingencia, además de las que tienen poco menos de dos años de vida requieren optimizar -urgentemente- su presupuesto para invertirlo en tecnología y herramientas que les permitan seguir atendiendo a su mercado. Ese es, actualmente, el principal propósito que tiene la digitalización en los negocios. 

¿Por qué ahora?

En casi 40 años cerca de las MiPyMEs, he sido testigo de su protagonismo para sostener a la economía y su papel como generadoras de empleo, impulsoras de la innovación y fuente de ingreso para millones de familias. Estos negocios enfrentan un panorama complicado en el que, más que nunca,  la tecnología debe ser su principal aliado para fortalecer su operación.   

Este no es un tema menor. Tan sólo para darnos una idea, 99.8% de las empresas en el país (5.5 millones aproximadamente) pertenecen a esta clasificación, según el INEGI. Además, 95% de ellas tienen menos de 10 personas empleadas; mientras 4% cuentan hasta con 50 personas en su fuerza laboral; al mismo tiempo que 0.8% posee un perfil de empresa mediana. 

Por ello es que desde la trinchera de las compañías especializadas en tecnología para este segmento, nuestro objetivo es que logren adoptar la resiliencia -cuanto antes- a fin de estar preparadas para el futuro. Eso, desde nuestra perspectiva, se logra a partir de dos elementos: nuevas y mejores herramientas digitales,  y también, conocimiento especializado.  

Tecnología aplicada

Hoy, por ejemplo, lo que una MiPyME debe buscar y obtener como materia prima para su competitividad es la información. Mientras más sepa cuánto gasta, gana, debe y le adeudan tendrá más facilidad para conocer cuál es el estatus de sus finanzas, pero eso no es todo; además, conocer gustos, opiniones y referencias de sus clientes le permitirá perfilar promociones y descuentos. Eso es promover la inteligencia de negocio para la toma de decisiones. 

Otro de los temas es el que compete al ámbito fiscal, ya que, en México, el plazo de pago de las facturas ronda entre 90 y 120 días los cuales son financiados por las MiPyMes con su propio capital de trabajo. Por ello es recomendable no sólo alistar líneas de crédito que les permita financiar esos plazos, sino impulsar mecanismos que conviertan en aliados a los bancos e instituciones financieras y que su labor, les permitan seguir creciendo.

A su vez, con las nuevas disposiciones tributarias se requiere la profesionalización y modernización de las herramientas que usan los contadores; pero también, de tecnología -de fácil acceso y operación- que les permitan a las MiPyMEs  generar sus propias CFDI, calcular sus deducibles y viáticos e incluso llevar en regla el pago de su nómina y otras incidencias de su capital humano. Todo eso es posible. 

Además, los procesos de comercialización por Internet, además del uso de terminales puntos de venta (TPV) son fundamentales para todos los negocios. La adopción de páginas electrónicas, al mismo tiempo que las redes sociales conforman los nuevos espacios para mostrar lo que puede ofrecerse. 

Al mismo tiempo, con cada vez menos oficinas e instalaciones para su operación, y con el teletrabajo cada vez más estandarizado, la Nube y otros recursos como la Inteligencia Artificial (IA) son ideales para brindar capacidad de trabajar en tiempo real y a distancia, sin olvidar las condiciones de seguridad que ofrecen.   

Estar preparados para lo que viene

Así, mientras otros frentes pueden y deben apoyar e impulsar el desarrollo y crecimiento de las MiPyMEs en el país, la tecnología producida y distribuida desde el sector privado tiene que ser cada vez más accesible para estos negocios. Ese es el compromiso que debemos asumir como promotores de su modernidad.  

Los próximos meses se anticipan con alta volatilidad económica; por ello, este es el momento ideal para acercar la digitalización a más MiPyMEs. Y es que, aunque la inflación las siga impactando, estoy seguro que, con herramientas y adopción de nuevo conocimiento, será más fácil que superen los retos que se avecinan.

Por: René Torres, presidente y director general de CONTPAQi®.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *