Bebés expuestos al humo del cigarro, ¿cuáles son los daños?

Especialistas del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), señalaron que los niños expuestos al humo de tabaco podrían desarrollar infecciones respiratorias frecuentes, broncoespasmos o exacerbación de enfermedades respiratorias como el asma.

Deyanira Zapata Alfaro, neumóloga pediatra del Hospital Materno Infantil, precisó que alrededor de 30% de los casos de crisis asmática y complicaciones en la salud pulmonar de los menores, se debe a la adicción al tabaco por parte de alguno de los padres, lo que genera dificultades respiratorias.

Señaló también que el humo de tabaco es tan penetrante que se puede filtrar a la placenta de una mujer embarazada, limita el crecimiento intrauterino e incrementa el riesgo de partos prematuros.

“Es tan preocupante el humo de tabaco, que puede provocar malformaciones congénitas al bebé, alteraciones en el sistema gástrico y disminución en el peso del bebé”, explicó.

Asimismo, advirtió sobre el riesgo de fumar en espacios cerrados, debido a la suspensión de partículas químicas y sustancias contenidas en el humo, e indicó que ventilar abriendo puertas y ventanas no es suficiente para eliminarlas.

La especialista reiteró que la única alternativa para las personas que fuman son los espacios abiertos, aunque también advirtió que los periodos utilizados para esta adicción son vitales y no aprovechables con los seres queridos.

Recomendó dejar de fumar, puesto que esta decisión tiene múltiples beneficios, como disminución de la garganta irritada, ardor en los ojos, mejora de la salud bucal, aumenta la tolerancia de la actividad física y desinflaman las estructuras pulmonares.

El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) estima que 10.9 millones de mexicanos consumen tabaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *