Atropello por ignorancia

Por Armando Rojas Arévalo 

EVA: En Arriaga, el municipio gravemente afectado por el fallo de la Suprema Corte de Justicia, de pasar a jurisdicción de Oaxaca varios ejidos y pesquerías que de antaño son chiapanecos y forman parte de las 162 mil hectáreas de Los Chimalapas que la Institución le despojó a Chiapas, la gente anda en shock al igual que muertos vivientes (como siempre), sin pensar que no sólo le están robando tierras y soberanía, sino que su silencio e indiferencia le serán reclamados por la historia. 

Mientras, en otras poblaciones de Chiapas, como en el municipio de Cintalapa, los ejidatarios que viven en la zona de Los Chimalapas han formado auto defensas civiles armadas para proteger sus tierras en caso de que Oaxaca tome posesión de ellas, y en Tuxtla diversas organizaciones sociales llevarán a cabo manifestaciones callejeras para protestar por el inaudito fallo de la Corte.   

Grave, muy grave el fallo de la Corte. Provocará un estado de inseguridad y violencia social de alcances incalculables.  

UN POCO DE HISTORIA. El jurista MILTON MORALES, notario público en Tuxtla, nos ilustra con conocimiento de indudable validez: “Una vez declarada la independencia de Chiapas respecto  de la provincia de la capitanía de Guatemala, el 3 de Septiembre de 1821 y manifestando su voluntad y deseos de formar parte del Imperio de México, la incorporación de Chiapas quedó decretada el 16 de enero de 1822; sin embargo, por la inestabilidad originada por la caída del Imperio de Iturbide, el 8 de abril de 1823, la Junta Suprema Provisional de Chiapas provoca que el Ejecutivo Federal con fecha 17 de junio de 1823, conceda independencia provisional al gobierno constituido de Chiapas, para dejar de formar parte legalmente del territorio de México, hecho que motivó que Chiapas no figurara dentro de las primeras divisiones territoriales con que se integró la Republica. 

“Previo Plebiscito, con las actas de la junta provisional de Chiapas con el mismo territorio que pertenecía a Guatemala, queda en forma definitiva anexada a la República Mexicana, situación que se sanciona hasta la promulgación de la Constitución de 1825. Antes de estas fechas las comunidades de los Chimalapas, no podían estar en posesión de tierras dentro de lo que es Chiapas, porque ese territorio pertenecía a Guatemala… 

“Durante la promulgación de la Constitución de 1824, el constituyente analiza los problemas que sobre conflictos de límites entre estados plantean las diputaciones concurrentes al Congreso, lo que da como resultado que en forma expresa en el artículo 44 se legisla señalando: “que a los Estados se les dejan sus límites actuales”. Este criterio conserva su vigencia en la promulgación de las nuevas Constituciones de 1857 y de 1917. Este criterio del artículo 44 Constitucional, sirvió para el argumento válido que sostiene Don Emilio Rabasa en su trabajo “Las cuestiones de límites entre los Estados”, con un alegato presentado con fecha 2 de febrero de 1911, en un arbitraje en materia de límites, entre dichas entidades. En el trabajo arriba enunciado, se ha hecho un análisis sobre los limites desde que eran líneas de división entre la Nueva España y Santiago de Guatemala, siendo los mismos de Chiapas al federarse a la República Mexicana; obran constancias desde 1801 de la fijación de los puntos que limitan los obispados de Antequera (Oaxaca) y Ciudad Real (San Cristóbal las Casas) Chiapas. 

“Ahora bien, los límites entre Chiapas y Oaxaca, se pretenden poner a discusión sobre la base de las resoluciones presidenciales por las que se confirmaron los bienes comunales de los poblados de Santa María y San Miguel Chimalapa, en el estado de Oaxaca, no en el estado de Chiapas o en la capitanía de Guatemala. Los habitantes de tierra y de montaña de la zona noroeste de Cintalapa, Chiapas, poseen títulos agrarios y presidenciales del Licenciado Adolfo López Mateos, estando todas estas propiedades legítimamente poseídas, inscritas en el Registro Público de la Propiedad del Distrito Judicial de Cintalapa, Chiapas” 

Me pregunto en qué libro de parvulito los ministros de la Corte leyeron sobre la historia de Chiapas; empero, el atropello no puede ser pasado por alto. Si SERGIO VALLS viviera o doña MARGARITA LUNA RAMOS fuera todavía Ministra de la Corte, jamás habría ocurrido esta bajeza histórica. 

POR LO DEMÁS, Y PASANDO A OTRA COSA, el presidente sigue con sus perogrulladas políticas. Estuvo a morir con TRUMP que quería levantar el muro y perseguir a todos los mexicanos y migrantes por “gente mala”, y ahora amenaza hacer públicos los nombres de los legisladores estadounidenses que se opongan a la iniciativa de BIDEN sobre migración, que quiere hacer reformas para reconocer a varios miles de migrantes. Independientemente de que seguramente están muertos de miedo, su mensaje es una abierta injerencia en los asuntos de otro país. Que recuerde lo que decía el Patricio BENITO JUÁREZ: “El respeto al derecho ajeno es la paz” 

¡OTRA! Le dijo a la agencia francesa EFE que, de ser necesario y abordarse el tema, defenderá su polémica reforma eléctrica en la reunión en Washington con su homólogo estadounidense, JOS BIDEN y el Primer Ministro de Canadá, JUSTIN TRUDEAU. 

“No está (el tema de la reforma) pero si sale en la conversación pues también lo tratamos… ¿Creen que me va a costar trabajo decirle eso a Biden o Trudeau? Pues no. Ni modo que ellos estén a favor o protejan a corruptos”, agregó. 

SI SE ABORDARA el tema, ellos –BIDEN y TRUDEAU- le dirían que, primero van a proteger a como dé lugar las inversiones de sus compañías en el sector eléctrico de México; segundo, la reforma eléctrica de él va contra las resoluciones de las últimas cumbres sobre el medio ambiente que ha habido, en especial la de Glasgow, contra el uso de fuentes sucias de energía, como el carbón que la iniciativa de LÓPEZ OBRADOR pretende utilizar a todo lo que da.  

De plano, el presidente debe actualizarse. Que entienda: Pasos atrás ni para tomar impulso. En otras palabras, el pasado, pasado es. ¡Que se modernice! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *