¿Para cuándo la normalidad?

Por la Espiral

Claudia Luna Palencia

La vacunación avanza pero la gran interrogante es cuándo será la vuelta a la normalidad. Recientemente, Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid anunció que a partir del 20 de septiembre no habrá más restricciones horarias en la hostelería y el ocio.

            La política está urgiendo la vuelta a la normalidad  lo más pronto posible a tres meses de cumplirse el segundo aniversario de la presencia del SARS-CoV-2 detectados  los primeros casos en Wuhan.

            A su vez, Fernando Simón, director  del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), reconoce que si bien España “tiene una situación muy favorable” lo que avizora que “pronto recuperará y con prudencia la normalidad”, no  descarta que habrá una sexta, séptima, octava o novena ola pero no serán como las anteriores.

            El país ibérico tiene el 75% de su población adulta inmunizada y más de un millón de  adolescentes vacunados –con edades de  12 a 15 años– tras el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento a favor de Pfizer.

            En palabras de Simón se avanza hacia la normalidad: “Por el ritmo de vacunación que sigue creciendo y que provocará que no se tengan grandes olas epidémicas aunque puede haber ondulaciones en grupos concretos, pero, a priori, no es probable que lleguen a ser grandes brotes”.

            ¿Y el fin de la pandemia? De acuerdo con el experto del gobierno de España, hasta que no esté vacunado todo el mundo el coronavirus no se va a acabar.

            Al respecto de la nueva variante Mu localizada en Colombia y que va extendiéndose por diversos países ya con algunos casos en España, Reino Unido y otros europeos, la OMS refiere que “hay 11 variantes” que considera relevantes. La Mu es la doceava y está ubicada en la categoría de Variantes de Interés mientras que Alpha, Beta, Gamma y Delta están en el rubro de Variantes Preocupantes.

            En Europa, la Agencia Europea del Medicamento, ha ubicado a Mu en categoría preocupante. ¿Qué se sabe de la cepa? En las secuenciaciones realizadas figuran  ocho mutaciones en su espícula viral, como acontece con otras variantes preocupantes.

Dichas mutaciones lo que hacen es evadir los anticuerpos creados por las vacunas, se ha detectado la E484K y la N501Y,  lo que implica que tendría esa capacidad evasora.

Hasta el momento no existe suficiente evidencia científica acerca del grado de mortalidad provocado por  Mu y qué tanto se propaga. La única forma de evitar más mutaciones es avanzando con celeridad en la vacunación y frenando la velocidad de propagación con las medidas de salud pública ya adoptadas. La OMS llama nuevamente a la solidaridad a los países desarrollados… España al menos tiene 7 millones de dosis guardadas en las neveras y empieza a cerrar puntos de vacunación.

A COLACIÓN

            Mientras en algunos países que han sido los primeros en recibir los sueros se busca una vuelta a la normalidad, sin que ello implique tener totalmente controlada, ni la transmisión, ni derrotado al virus.

            De acuerdo con la BBC la explicación además incluye otros factores: la aparición de la variante Delta que se ha convertido en la cepa del SARS-CoV-2 dominante en varias partes del mundo y que su irrupción acontece cuando en diversos grupos etarios han pasado 5 o 6 meses desde que fueron inoculados revelando con ello que la protección inmunitaria reduce con el tiempo y es menor ante la aparición de nuevas cepas.

            El Ministerio de la Salud de Israel señala  que la vacuna de ARN contra el virus pierde con el tiempo capacidad inmunogénica reduciéndose del 94% al 64 por ciento.

            En Israel llevan aplicando una tercera dosis de la vacuna para todos los mayores de doce años, sobre todo de Pfizer y de Moderna, que son los dos laboratorios preferidos por varios países desarrollados.

            La Universidad de Pensilvania señala que no hay suficiente evidencia de que sea necesaria una tercera dosis de refuerzo a los seis meses. Mientras la OMS se posiciona claramente en un artículo publicado en The Lancet  tras una investigación compartida con la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) en relación con la eficacia de una tercera dosis. La vacuna sigue siendo el pasaporte para recuperar la normalidad en algún momento de nuestras vidas.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *