Impacto regional de la victoria Talibán

Por la Espiral

Claudia Luna Palencia

  La vuelta de los talibanes al poder en Afganistán es considerada en Europa como un signo evidente de la decadencia de EU en el mundo. Allá en donde da un paso atrás, Rusia y China, dan dos por delante.

            ¿Cómo afecta en la región que los talibanes retornen con más fuerza, con más financiamiento y quedándose además con todo el armamento que los norteamericanos y británicos les dieron a las fuerzas militares afganas? En la opinión de Javier Jiménez Olmos, primeramente fortalece a Pakistán país que durante todos estos años de exilio acogió y financió a muchos talibanes al igual que Qatar que será otro de los países que saldrá reforzado en la región.

            Pakistán cuenta con la tecnología nuclear para desarrollar bombas y armas nucleares y mantiene un eterno conflicto con India (también tiene la bomba nuclear)  por la región de Cachemira; la ideología talibán se ha robustecido en Pakistán y todos los acuerdos posibles permitirán al gobierno paquistaní mostrar músculo contra India.

            La gran sorpresa en esta carambola estratégica regional es la de Irán, según explica Jiménez Olmos, aunque es chií y Afganistán es sunií, parece que han pactado cierta protección para los chiíes; a Irán le interesa que haya un gobierno radical islamista en la zona porque siempre será contrario  a los intereses norteamericanos. De hecho, varios medios de comunicación europeos han venido señalando a Irán como otro de los países que han financiado a los talibanes, a lo largo de estos años, bajo la tónica de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

            ¿Y qué pasa con Israel? En voz del experto internacional: “A Israel le afecta la desestabilización de cualquier lugar de la zona sobre todo con islamistas radicales, para ellos es un enemigo íntimo y por lo pronto, no le viene nada bien que vuelvan a Afganistán”.

            Desde el Instituto para el Desarrollo de la Inteligencia en el ámbito del Terrorismo, Seguridad y Defensa (IDITESDE)  recuerdan a Vértigo que el pasado 13 de agosto se conmemoró el primer aniversario de los Acuerdos de Abraham, que inicialmente involucraron a Israel y a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y luego siguieron Bahréin, Sudán y Marruecos.

“Lo que ocurrió en Afganistán podría explicar, en parte, las razones de los Acuerdos de Abraham. Los dos hitos, la nueva voluntad de los estados árabes sunitas de oficializar relaciones diplomáticas y económicas con Israel; junto a los movimientos de la Administración Biden en Afganistán, podrían tener alguna relación”, comentan desde el think tank.

            Lo que habría que analizar en los próximos meses es ver cómo se va dando la rivalidad entre los estados sunitas y los chiítas. Y en esa rivalidad cómo se afectará o no a los países árabes que son aliados de EU como los Emiratos Árabes Unidos o bien Arabia Saudita. De hecho, el expresidente afgano Ashraf Ghani está refugiado en Emiratos Árabes Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *