Sup Yoga: La disciplina que logra el equilibrio entre mente y cuerpo

Yoga Flowt es el primer estudio flotante basado en Ciudad de México en ofrecer clases especializadas de Sup Yoga.  Este tipo de yoga originario de California, se practica en el agua sobre una tabla similar a las que se utilizan en el paddle surf, llamada paddle board yoga.

El Sup Yoga es la combinación entre Stand Up Paddle y Yoga. Estas dos disciplinas interactúan a la perfección ya que al salir del mat tradicional y practicar las asanas sobre una tabla en el agua, le da a la practica una carga de resistencia física, elevación de la concentración y un toque de diversión.

Actualmente en México, el Sup Yoga no es conocido y la categoría de estudio flotante no existe como tal. “Mi práctica me llevó a encontrar una oportunidad. Lo que detecté a nivel negocio es que, en los pocos lugares donde puedes encontrarlo en México (zonas de playa) es un servicio básico sin diferencial ni valor añadido. No existe gente profesional que promueva la disciplina ni tampoco el equipo adecuado para poder practicar sin problemas y con fluidez”, comentó Adriana Romandía, Fundadora e Instructora de Yoga Flowt.

El tipo de yoga que se practica sobre la tabla es hatha tradicional. Para los principiantes el Sup Yoga es una forma diferente y divertida de acercarse al Yoga. Los intermedios y avanzados pueden profundizar más y llevar su práctica a un siguiente nivel; experimentar algo similar al Power Yoga o Rocket Yoga, con la ventaja de hacerlo en un medio noble y de bajo impacto como es el agua.

Las clases tienen una duración de 50 minutos. La práctica se compone de una serie de posturas básicas adaptadas a la tabla de paddle board yoga y termina con una relajante meditación flotante.

Esta versión de yoga es muy completa y favorable para el organismo, pues además de ayudarte a conseguir un físico más fuerte, contribuye a que la mente esté en equilibrio.

El equilibrio es fundamental, para lograrlo, se debe mantener un balance corporal y mental. La tabla te ayudará a encontrar y mantener una alineación correcta, centrada y a distribuir tu peso en la planta de tus pies o en la palma de tus manos. El Sup Yoga también ayuda a aumentar la fuerza, flexibilidad, coordinación y resistencia.

Al mismo tiempo, esto te dará un beneficio emocional, ya que encontrarás tu centro, te dará la capacidad de encontrar tu equilibrio y balance interno mientras todo alrededor está en movimiento.

Otro beneficio es que aumentará tu fuerza, para lograr realizar los asanas sin caer al agua, necesitarás usar y activar cada parte de tu cuerpo para estar alineado y sentirte centrado. Para lograr el equilibrio el abdomen debe estar fuerte en todo momento, por lo que el trabajo de core es intenso.

Hay un alto beneficio emocional, con la práctica de Sup Yopa lograrás una profundización extra, mayor fuerza interior y fuerza de voluntad. Sentirás el esfuerzo, no la tensión.

Trabajarás tu concentración en un nivel profundo. Tendrás presencia y enfoque.

En las primeras sesiones es muy importante tener paciencia, pues se considera normal las distintas caídas al agua, las ganas de aprender y la predisposición son claves para poder llegar a realizar la actividad con éxito. “Pero justo esto es lo que rompe con el silencio del salón de yoga. Aquí te caes, te ríes, es muy divertido. Te brinda un gran bienestar físico-emocional”, dijo Adriana Romandía, Fundadora e instructora de Sup Yoga.

Es importante destacar que como en cualquier práctica deportiva, para que las ventajas comiencen a ser notorias en el organismo, debe practicarse con regularidad, aunque si bien es cierto, pueden empezar a verse los beneficios desde las primeras sesiones.

Otro factor importante es el equipo, la tabla tiene que ser de buena calidad y sobre todo estar en buen estado. Es importante que cuente con una superficie antideslizante, las tablas pueden ser rígidas o inflables.

La principal diferencia entre practicar sobre el agua, con una tabla y no en la tierra con un mat es la inestabilidad y el cambio de elemento sobre el cual nos estamos apoyando. “Aquí somos nosotros los que estamos haciendo tierra en medio de la inestabilidad. Al practicar sobre la tabla, nada sucede en automático, se activa un estado más consciente, de aquí y ahora. Coordinar el cuerpo y enfocar la mente en lo que se está haciendo. ” comentó Adriana Romandía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *