Confinamiento y sanitización extrema ¿Pueden impactar el sistema inmune de los pequeños?

Limpieza excesiva de objetos y muebles, sanitización de manos continua, uso de cubrebocas, no salir ni a la esquina…son medidas de higiene, que han ayudado a evitar la propagación del Coronavirus en adultos y por supuesto en menores, pero ¿sabes cómo puede impactar su sistema inmune?

De acuerdo con la “hipótesis de la higiene” y contrario a lo que aún se piensa, la exposición a los microorganismos que nos rodean es positiva durante la etapa infantil, ya que esto estimula y hace más resistente el sistema inmune para combatir a los agentes externos en el futuro. En cambio, cuando un niño, niña es cuidado con limpieza excesiva, puede ocasionar un debilitamiento del sistema inmunológico e, incluso, puede ser una de las razones por las que ha incrementado la prevalencia de alergias y asma entre los menores.

“Esto nos hace presumir que las medidas de higiene y confinamiento que adoptamos a partir de la aparición del Covid-19, pueden tener un impacto en el sistema inmune de todos, especialmente de los más pequeños, cuyo sistema inmune apenas está en maduración”, afirma el Dr. Víctor Mundo, Medical Lead de Bayer México.

Adicionalmente, si tu hijo ha sufrido estrés constante debido a la pandemia, es probable que también esto haya impactado negativamente su sistema inmune.

“Ante el próximo regreso a clases presenciales, es importante que los padres refuercen el sistema inmune de sus hijos, ya que la escuela es naturalmente un lugar con alto número de contagios de enfermedades como resfriados y diarrea”, comenta el Dr. Víctor Mundo.

Para lograrlo, una dieta rica en alimentos frescos, que incorpore frutas y verduras diariamente, es una de las herramientas más eficaces, ya que a través de ésta el cuerpo recibe la energía y los micronutrientes que necesita para combatir infecciones y virus.

En particular, la Vitamina C tiene propiedades antioxidantes que ayudan a mejorar la respuesta inmunitaria del cuerpo. Diversos estudios demuestran que la vitamina C contribuye al buen funcionamiento del sistema inmune, protegiendo al organismo contra enfermedades y ayudando a su recuperación, como sucede con el resfriado común, uno de los padecimientos más frecuentes en niños menores de cinco años y cuya incidencia aumenta cuando ingresan a guarderías o programas de educación preescolar. Las frutas y verduras con mayor aporte de esta vitamina incluyen las naranjas, toronjas, kiwi, mango, brócoli, coles de Bruselas y coliflor.

Sin duda, tras un año de confinamiento se vuelve más relevante que nunca fortalecer el sistema inmune de los niños en este regreso a clases, de manera que ésta sea una experiencia positiva, de reencuentro con los amigos, el arte y el conocimiento. Un niño sano será capaz de relacionarse mejor con sus compañeros y profesores, aprenderá mejor y, por tanto, tendrá mejores condiciones para desarrollarse plenamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *