Implementación de justicia digital, reto impuesto por la pandemia

La implementación de la justicia digital es uno de los retos impuestos por la pandemia de COVID-19 al sistema de justicia mexicano, tanto en lo que se refiere a los ciudadanos que la demandan como a quienes integran los diferentes órganos e instituciones en los niveles local, estatal y federal donde se aplica, expresó la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Yasmín Esquivel Mossa. 

Durante la plática que sostuvo con estudiantes y académicos de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma del Estado de México, Esquivel Mossa recordó que la emergencia sanitaria, en un primer momento, obligó al Poder Judicial, los tribunales de justicia administrativa, los tribunales superiores de justicia, tanto federales como locales, a suspender sus actividades presenciales, salvo en casos urgentes, dando prioridad a la salud de justiciables y personal de estas instituciones. 

Ante el Abogado General de la UAEM, Luis Raúl Ortiz Ramírez, y el director de la Facultad de Derecho, José Dolores Alanís Tavira, sostuvo que “las medidas para evitar la propagación de la COVID-19 impusieron el desafío de hacer frente a la urgente necesidad de preservar el estado de derecho, así como acelerar un cambio que se venía gestando en el Poder Judicial tiempo atrás y en otros tribunales para la modernización de la justicia en nuestro país”.  

Afirmó que las tecnologías de la información, el trabajo a distancia no han sido una tarea sencilla. Han implicado un gran esfuerzo, pero es un cambio que tenemos que afrontar los que integramos los órganos de impartición de justicia, los abogados y justiciables para reconocer y abatir los rezagos que para muchas personas implica la utilización de estas tecnologías. 

Aseveró que son muchas las ventajas de la justicia digital y redundarán en la modernización del sistema de justicia en el país, permitiendo mayor acceso a la justicia pronta, transparente, ágil y eficiente, en beneficio de las personas, con especial atención a las que se encuentran en situación de vulnerabilidad. 

De igual manera, aseguró Yasmín Esquivel Mossa, coadyuvará a evitar el rezago, reducir los costos de los procesos judiciales, evitar la concentración innecesaria de las personas en los órganos jurisdiccionales e incluso, reducir el uso de papel en beneficio del medio ambiente. 

            El sistema de justicia digital, abundó, también deberá de ser una realidad en los órganos jurisdiccionales estatales y locales. “La pandemia ha significado un obstáculo para la promoción de juicios. No obstante que en los órganos de impartición de justicia federal el esfuerzo por la implementación del sistema de justicia digital ha permitido mantener una tasa de resolución muy similar al año previo a la emergencia sanitaria”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *