El peso podría fluctuar en la semana entre $19.60 y $20.20 spot: CIBanco

Tras una primera semana del año de optimismo, los principales mercados financieros globales se tomaron un respiro. La distribución de la vacuna sigue su curso, pero a corto plazo la curva de contagios de Covid va en aumento y las restricciones para contenerla, también. Los detalles del nuevo programa fiscal de ayudas a la economía de Joe Biden se dieron a conocer y los operadores aguardan por la negociación en el congreso estadounidense. Funcionarios de la FED discutieron sobre los siguientes pasos de la política monetaria. Localmente, lo más relevante fueron las cifras de producción industrial e inversión fija bruta.
Continúa la preocupación ante los crecientes e históricos casos de contagios diarios de COVID-19 en el mundo, que junto a los anuncios de mayores medidas de restricción, principalmente en China y EUA, contrarrestaron el optimismo generado por el proceso de vacunación. El número de muertes a nivel global se ubica ya arriba de dos millones de decesos. Alrededor del mundo se han aplicado más de 42 millones de dosis en 51 países, en México la cifra asciende a 468,708 personas a nivel nacional.
En EUA, los temas políticos estuvieron a la orden del día. Ante la negación del vicepresidente Mike Pence y el gabinete de Trump a invocar la Enmienda 25 para remover de su cargo al presidente Trump, la cámara de representantes llevó a cabo una votación para enjuiciar políticamente al presidente. Con 232 votos a favor y 197 en contra se aprobó realizar el juicio, convirtiendo en el primero en ser acusado dos veces en su mandato. Sin embargo, los Senadores regresan a sesiones hasta el 19 de enero, un día antes de la toma de posesión de Joe Biden, asegurando que Trump no será destituido antes de que su mandato finalice y podría opacar o retrasar la agenda política de la administración entrante.
Todas las esperanzas estaban puestas en el paquete de estímulos de Joe Biden. Con los contagios aumentando de manera exponencial en Europa y EUA y los países adoptando restricciones más severas, las expectativas de mayores apoyos económicos se convirtió en el principal catalizador de los mercados financieros. En la semana pasada el presidente electo reveló los detalles de su plan por valor de 1.9 billones de dólares, cerca del 8% del PIB, para impulsar la recuperación económica tras el impacto de la pandemia. El programa prevé la creación de 18 millones de puestos de trabajo, con ayudas directas de 1,400 dólares por ciudadano. Los inversionistas esperan ahora la negociación en el Congreso para determinar en cuánto se quedará realmente el plan. Sin embargo, el programa de estímulos genera dudas entre los inversionistas.
Aunque el proyecto incluye muchas de las propuestas que han venido proponiendo los demócratas en los últimos meses, algunos puntos sobrepasan lo estrictamente relacionado con la pandemia, lo que dificultaría su aprobación ya que requiere contar con el voto favorable de 60 senadores, 10 más de los que actualmente ostenta el partido.
La necesidad de nuevos estímulos se deja ver en los débiles datos económicos. Las ventas al menudeo disminuyeron 0.7% en diciembre (0.0% pronosticado), ligando tres meses a la baja. Mientras que las solicitudes iniciales de desempleo subieron a casi un millón (965 mil), su dato más alto desde agosto.
Durante la semana, algunos miembros de la FED comentaron sobre la política monetaria en diferentes foros. Algunos de ellos, mencionaron que ven la posibilidad de un fuerte rebote económico, impulsado por mayores apoyos fiscales y el avance de la vacunación, preparando el escenario para una discusión sobre la reducción gradual de las compras de bonos antes de fin de año. Mientras que otros, como Eric Rosengren y James Bullard, sugirieron que es más prudente un enfoque de esperar y ver. Al finalizar la semana, el presidente de la FED, Jerome Powell, comentó que no es momento para hablar de posibles cambios en los programas de compras de bonos o tasas de interés hasta que se logre controlar la pandemia y la economía comience a estabilizarse. 
Las cifras económicas en México del último trimestre del año siguen mostrando mejoría, aunque todavía se mantienen en niveles alejados de los previos a la pandemia. La producción industrial aumentó 1.1% en noviembre y liga seis meses alza, mientras que la inversión fija bruta aumentó 2.8% en octubre luego de la caída registrada en el mes anterior. 
El peso mexicano tuvo una semana de altibajos afectado por preocupaciones que generan en la recuperación económica la situación del coronavirus, pero logró terminar con balance positivo ante la expectativa de mayores estímulos fiscales en EUA, ubicándose debajo de $20.0 por dólar.
Principales referencias económicas y eventos de la semana

Los mercados seguirán atentos a la evolución de la pandemia del coronavirus y el proceso de vacunación. Pondrán especial atención al proceso del juicio político del presidente Donald Trump y a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden. Además, tendrá la atención de los mercados la discusión en la Cámara de Representantes y en el Senado sobre el plan de estímulos económicos propuesto por Biden.
Adicionalmente, en EUA se publicará de diciembre: permisos de construcción, inicios de construcción de casas y ventas de casas usadas; así como el cambio en inventarios de petróleo.
En Europa, el Banco Central Europeo sostendrá su primer reunión de política monetaria del año; habrá dato de inflación de diciembre y PMI manufacturero, de servicios y compuesto de enero. En Alemania, dato de confianza del inversionista medida por el grupo ZEW (Situación actual y percepción económica). En Asia, el Banco Central de Japón tendrá su primer reunión de política monetaria del año.
En México, se conocerá la tasa de desempleo de diciembre.
Expectativa para el Tipo de cambio El peso mexicano buscara mantenerse por debajo de $20.0 por dólar, con los operadores atentos al discurso de toma de posesión del presidente electo, Joe Biden, el día miércoles. La transición de gobierno debería ser pacífica por lo que cualquier indicio de revueltas podría traer incertidumbre a la moneda local. También cobra relevancia la discusión en el Congreso norteamericano sobre los estímulos fiscales propuestos por Biden, ya que una rápida aprobación de éstos o trabas de los mismos afectarán directamente a la moneda mexicana. Por otro lado, anuncios de mayores medidas de confinamiento y cifras crecientes de contagios de coronavirus podrían meter presiones al mercado cambiario. Con ello, durante la semana la moneda mexicana podría fluctuar entre los $19.60 y $20.20 spot.

Expectativa para las Tasas de interés
Expectativa Tasas de interés:  En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar una baja o mantenerse sin cambios; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario, podría moverse entre 5.35% – 5.70%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *