Europa: sin camas ni médicos suficientes Por Claudia Luna Palencia

POR LA ESPIRAL

                                               Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

-Europa: sin camas ni médicos suficientes

¿Cuál es el problema de la infraestructura hospitalaria en España y en la Unión Europea?  De acuerdo con el documento “Los sistemas sanitarios en los países de la Unión Europea 2019” los tres países más golpeados por la pandemia como son España, Francia e Italia que recurren a los estados de alarmas y confinamientos ya venían de años antes con una grave disfunción y carencia entre médicos per cápita, camas hospitalarias per cápita y un gasto hospitalario mal ejercido.

En el renglón de camas hospitalarias por cada mil habitantes, países como Italia, España, Reino Unido y Suecia figuran en la cola con una menor disposición con 3.2, 3.0, 2.5 y 2.02 camas por cada mil habitantes, respectivamente; mientras que en Alemania es de 8.0, Bulgaria de 7.5, Austria de 7.4, Hungría de 7.0 y en Francia  de 6.6 camas.

Por el lado de la disposición de médicos por cada mil habitantes, los mejor parados son Grecia con 6.3, Austria con 5.1, Lituania con 4.6, Portugal con 4.4, Alemania con 4.2, Italia, Dinamarca y Malta cada uno con 4.0 respectivamente; los que menos médicos tienen por dicho ratio son España con 3.9, Francia con 3.2, Reino Unido con 2.8 y Polonia con 2.4 entre otros.

El gasto sanitario público per cápita a 2017 ubica a la cabeza a Alemania (5 mil 848 dólares), Austria (5 mil 270 dólares), Suecia (5 mil 264 dólares), Países Bajos (5 mil 155 dólares), Dinamarca (5 mil 025 dólares). Menos de ese rango figuran Francia (4 mil 931 dólares),  Reino Unido (3 mil 943 dólares), Italia ( 3 mil 376 dólares) y España (3 mil 224 dólares).

La realidad desdibuja un panorama sanitario precario constreñido por insuficiencia de camas hospitalarias, por número de médicos y un gasto sanitario en los últimos diez años castigado en países como España, Italia, Francia y Reino Unido que conocedores de sus limitaciones no tienen más que la opción de confinar, usar los toques de queda y todas las restricciones necesarias para evitar el colapso sanitario total.

La expansión del coronavirus causa estragos en Europa con una segunda ola más virulenta:  Francia intenta atajarla con un nuevo confinamiento por cuatro semanas, España con otro estado de alarma y un toque de queda nocturno; mientras Alemania cierra toda la hostelería, el ocio y la cultura por un mes.

Otros países del continente secundan medidas drásticas para cortar la libertad de movimiento de la población así Italia, Grecia, Hungría, Eslovenia, Bélgica aplican diversos toques de queda nocturnos y Reino Unido igualmente controla el horario de apertura de sus pubs, restaurantes y bares.

            La vuelta de tuercas a un estado de alarma en varios países  agrió el panorama con, hosteleros y hoteleros, que ya no saben si abrirán al día siguiente ante  la incertidumbre del número de contagios por SARS-CoV-2 y su relación proporcional con el número de ingresos hospitalarios y defunciones por el virus.

            El foco de la segunda ola del coronavirus se ha instalado en Europa con más de 266 mil fallecidos, en datos preliminares recientemente reportados a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A COLACIÓN

            España, Francia e Italia son los países severamente más afectados tanto por la velocidad del contagio, como por el número de fallecidos diarios, una resistencia que pone a prueba la capacidad de atención de sus respectivos sistemas de salud.

Por lo pronto, noviembre será un mes muy complicado, reconoció la canciller germana Angela Merkel, mientras el presidente de España, Pedro Sánchez rescató el discurso del miedo de marzo pasado advirtiendo que “vendrán semanas muy duras para todos” y habrá que estar preparados.

            En Francia, el mandatario Emmanuel Macron, se arropa en un consejo de Defensa para la toma de decisiones al tiempo que cabildea con sindicatos, empresarios y grupos políticos las medidas a llevar a cabo para evitar el colapso absoluto del sistema sanitario.

            La propia Ursula von Der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, asumió que la amenaza de la segunda ola será brutal porque toma al continente en ascenso y entrando al invierno con nevadas y bajadas de temperatura considerables mezcladas además con la epidemia de la gripe estacional.

            La sindemia, una combinación de dos virus altamente contagiosos al mismo tiempo, es la bomba vírica que  ennegrece por completo los próximos cinco meses.

            Al respecto y en definitiva, Suiza con su protocolo médico anunció que no ingresará a las unidades de cuidados intensivos a los ancianos infectados con Covid-19 que además tengan varias patologías previas. Se trata de privilegiar las camas, bajo el argumento de las autoridades sanitarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *