Bodegas CEPA 21 y la gastronomía de México

CEPA21. El primer vino de crianza, con él la bodega expresa la elegancia de Cepa21, en la boca tiene una estructura impecable, es fuerte y deja un postgusto largo y complejo. El arroz, acompañado con carnes de conejo, o pollo son un buen aliado de estos vinos. El aguacate, parte importante en la gastronomía mexicana, al ser un fruto carnoso y con alto contenido en ácidos grasos no pasa desapercibido cuando lo acompañas en platos para maridar con nuestro cepa21.

HITO.  El vino tinto más fresco y joven de Bodegas Cepa 21, con notas especialmente típicas de la variedad Tempranillo, fruta madura y tanino muy delicado. En este caso existen picadillos de carne que son especiados que pueden maridar perfectamente con ellos. Además de la carne se pueden acompañar de verduras cocinadas, incluso hace buena mancuerna con frijoles y nopales, apreciados por su valor nutricional, que pueden aparecer como el principal protagonista o como acompañamiento perfecto de carnes.

Cuando hablamos de gastronomía mexicana no podemos olvidar el maíz, la base para las infaltables tortillas o en los tradicionales tamales, que usan también la hoja de maíz para envolverlos.

HITO ROSADO. El Cepa rosado es la propuesta de Bodegas Cepa 21 de un vino fresco, con potente acidez, pero no agresiva y con aromas de frutas rojas como fresas y frambuesas. Para ello, la mejor combinación es un maridaje con platos no muy potentes en cuanto a elementos grasos, sino tratar de acompañarlo con platos ligeros y frescos también. Si nos desplazamos a la gastronomía azteca, sería ideal acompañar los tacos o fajitas mexicanas con nuestro Cepa Rosado, por estar tradicionalmente elaborados a partir de carne, cebolla, tomate y chile, ingrediente esencial mexicano.

HORCAJO. Es nuestro vino adulto, con una estructura potente y una fineza de aromas de fruta madura y madera francesa elegante, buscando una persistencia en boca y un post gusto largo. En este caso, los asados mexicanos son un buen acompañamiento, siendo muy típicos los asados de cerdo o vacuno, acompañados con verduras y salsas de diversos chiles como ancho, poblano, chipotle y jalapeño, entre ellos.

MALABRIGO. El “alma máter” de Bodegas Cepa 21, con intenso color y una franqueza en nariz, de aromas persistentes y maduros. La complejidad del vino se completa con la madera francesa de las mejores tonelerías. Por ello es perfecto para platos más elaborados y con más marcaje en la boca para no dejarse nada por el camino. Para ello, las buenas carnes rojas son el mejor complemento para este tipo de vino, acompañado de frijoles o de verduras. Un buen aliado de las carnes para darle un sabor tradicional y acompañar de vino, es el achiote.

Por supuesto no se puede olvidar el maridaje de este magnífico vino, Malabrigo, cuando pensamos en un postre elaborado a partir de un buen chocolate, ingrediente típico de la repostería mexicana, donde el amargor del cacao complementa perfectamente con el tanino dulce de este vino dejando una sensación envolvente entre ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *