¡Ya no queremos queso…! Por Armando Rojas Arévalo

Epistolario 

¡Ya no queremos queso…! 

Por Armando Rojas Arévalo 

De Austria: A Maximiliano vivo  

se lo llevaron, vivo lo queremos. 

QUERIDO SERGIO: De las 3 mil 543 cosas que no entiendo y creo nunca entenderé, está el del apasionante tema del queso. Los quesos y los yogures que venden en el súper no contienen leche, sino grasa, y por eso la Procuraduría del Consumidor ordenó sacarlos del mercado. ¿Hasta ‘orita?, como dicen en mi rancho. ¿Qué hará ahora con las quesadillas que no tienen queso? Problemón. ¡Que alguien nos explique! Cosas de la 4T, que presuntamente descubrió que los conservadores y neoliberales nos daban no atole con el dedo, sino requesón falsificado.  

Con el queso que no es queso se acaba una fuente inagotable de inspiración. El poeta dominicano JOSÉ ACEVEDO JIMENEZ escribió un día: Una noche un ratón miraba hacia el cielo, /y más allá de las nubes figuró un gran queso. /La Luna en lo alto resplandecía, mientras el ratón ilusionado sólo /un queso veía. /- Qué animal tan tonto, ese ratón; con un enorme queso la Luna confundió. /Fueron las palabras de otro roedor. 

Total, para no hacerte el cuento largo, el ratón siguió a la Luna y fue a parar en su travesía a una tienda de quesos y ahí se quedó a vivir.  

HUGO SÁNCHEZ, un poeta homónimo del pentapichichi, le cantó al amor así: Cuando la luna sea de queso,/ en mi estómago revolotearan mil mariposas. / Haré castillos en el aire / y los elefantes serán rosas./ Cuando la luna sea de queso,/las nubes serán de algodón, /podrá alcanzar el arco iris, /y te haré un castillo de turrón 

¡Ah, el queso, gran tema de inspiración…y de las mañaneras! Ahí está la fábula que nos cuenta: Andaba el lobo muy hambriento y ya no sabía qué hacer para atrapar algún animal y comérselo. Por ahí se encuentra con la zorra y le dice: “Oiga usted, señora zorra, me la voy a comer”. Y la zorra le dijo: “-Pero mire usted señor lobo, que estoy muy flaca. No soy más que huesos y pellejos.” 

-Usted estaba muy gordita el año pasado. 

-El año pasado sí que estaba gordita, pero ahora tengo que darles de mamar a mis cuatro zorritos y apenas tengo para producir leche para ellos. “-¡No me importa!” -dijo el lobo. 

Iba a darle la primera mordida, cuando la zorra le dijo: “-Deténgase usted, por Dios, señor lobo. Mire que yo sé dónde hay un pozo lleno de quesos”. 

Y se fueron la zorra y el lobo a buscar los quesos. Llegaron a una casa, pasaron unas tapias y llegaron al pozo, donde la Luna se reflejaba en el agua y parecía un queso. Se asomó la zorra y le dijo al lobo: “-¡Ay, amigo lobo, el queso es grandodote! Mire, asómese usted”. El lobo se asomó y creyó que era un queso gigantesco. Y, nada, que el lobo se echó al pozo y se ahogó. La moraleja: No les creas a las zorras. 

¿DE DÓNDE VIENE la idea de que la Luna es de queso? La escritora MAYTÉ BRAVO escribió en el 2015. Existen dos pistas: un cuento serbio en el que una astuta zorra se salva de ser comida por un lobo, al que le dice que la Luna que se refleja en un pozo es, en realidad, un sabroso queso, y lo convence de bajar e irlo a buscar en el agua. La segunda, es un proverbio encontrado en el compendio de John Heywood (de 1546) que dice que el satélite natural de la Tierra está hecha de greene cheese —queso fresco. La fábula y el proverbio aluden a la gente crédula y fácil de engañar. Sin embargo, la frase ha calado en la cultura popular: desde Tom & Jerry hasta Wallace & Gromit han ido a probar el material lunar. Incluso la NASA —en la versión estadounidense del Día de los Inocentes, April’s Fools Day— publicó en 2012 una noticia en la que aseguraba haber encontrado pruebas de la que Luna estaba hecha de queso, acompañada de una foto de un cráter marcado con la fecha de caducidad del producto. Quesos que no de leche. Yogures, tampoco. Quesadillas que no son de queso…” 

La cosa es que la 4T dio, como dice su guía, “en el clavo”. En buena hora los quesos fueron retirados de las vitrinas; con ello acertaron porque ¡ya no queremos queso, sino salir de la ratonera!  

OTRA DE LAS 3 mil 543 cosas que no entiendo es por qué el guía de este país, la trae contra los españoles, si sus abuelos lo eran. JOSÉ OBRADOR, abuelo del presidente era originario de Ampuero, un municipio de Cantabria (José Obrador Revuelta nació el 11 de marzo de 1893 en una casa cuartel de la Guardia Civil). La leyenda dice que, teniendo 14 años de edad, cruzó el Atlántico escondido en el barril de un barco. Su primera escala fue Matanzas, Cuba, donde trabajó como barrendero. Finalmente viajó hasta México en 1917, donde se reunió con sus otros dos hermanos MANUEL y FÉLIX, con quienes abrió una tienda en Tabasco llamada El Palacio, en la que vendían telas y alimentos, de acuerdo con la biografía escrita por BLANCA GÓMEZ titulada “¿Y quién es AMLO?”, publicada en 2015. Otros de los hermanos de su abuelo se quedaron en Cuba, mientras que las mujeres y el hermano mayor se quedaron en Cantabria. 

En Frontera, Tabasco, JOSÉ OBRADOR conoció a ÚRSULA GONZÁLEZ con quien casó, de la pareja nació MANUELA, que resultaría  décadas después madre de López Obrador. Los tíos de López Obrador se exiliaron e incluso JOSÉ fue encarcelado. Volvió a Tabasco hasta la década de los 30 donde abrió una tienda llamada “La Revoltosa”, cuando Lázaro Cárdenas fue presidente de México. 

López Obrador regresó en 2017 a Ampuero, un pequeño municipio de Cantabria, a invitación del presidente de Cantabria, MIGUEL ÁNGEL REVILLA, quien  fue uno de los invitados de honor en la toma de posesión de López el 1 de diciembre; por cierto, ese día fue también invitado de honor el presidente del gobierno de España, PEDRO SÁNCHEZ PÉREZ, quien le obsequió el acta de nacimiento del abuelo.  

Hoy, España rechaza con “toda firmeza” la carta de AMLO exigiendo disculpa por la Conquista. Los tiene “sacados de onda”, porque siempre que ha tenido la oportunidad, el presidente presume de sus orígenes, de su vida de juventud jugando béisbol y bañándose en el río de Macuspana, y ahora les reclama. 

DE OTRA COSA, los doctorados “Honoris Causa” ya se chotearon. Resulta que el grupillo de diputados y senadores y el pomposamente llamado “Colegio Internacional de Profesionistas C&C”  concedió el título a ROBERTO PALAZUELOS, “por sus aportes al campo de la actuación y dirección cinematográfica. Para que te des una idea de la calidad del título, otros distinguidísimos “Doctor Horroris Causa” son Lord Molécula y Lord Parches de Pirata. Así andamos.  

armandorojasarevalo@gmail.com  

rojas.a.armando@hotmail.com  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *