La estupidez por Claudia Luna Palencia.

POR LA ESPIRAL

Segundo a segundo, las cifras de contagiados y de fallecidos por coronavirus se actualizan dramáticamente, ya lo dijo con denodada sinceridad la canciller  germana, Angela Merkel, advirtiendo de que los contagios alcanzarán al 70%  u 80% de la población… lo que no implica estar condenado a muerte.

            Vamos rumbo a los 21 millones de contagiados en el mundo y lamentablemente camino al millón de fallecidos globales y no, no todos son mayores de 60 años también mueren niños, adolescentes, deportistas y gente sin ninguna patología.

            Y si bien Sputnik V es la primera patente de vacuna registrada contra el SARS-CoV-2, digamos que Occidente ha decidido llenarla de descalificativos y la OMS ha dicho que va a precalificar la vacuna rusa para que pueda ser comercializada fuera de sus fronteras.

            Si bien estamos a días de que la vacuna de Oxford, su patente, sea anunciada de forma inminente en conjunción con la farmacéutica británica AstraZeneca, sabemos que las campañas de vacunación masiva no llegarán sino a partir de 2021.

            La vacuna rusa, la de Oxford y la china  se han fabricado con un adenovirus de la gripe, en cambio la de Moderna en Estados Unidos será la primera vacuna inteligente.

            Nos van a sobrar patentes de vacunas, ya lo verá usted amigo lector, y al parecer solo serán vacunas estacionales con una duración de dos a cuatro años en el mejor de los casos.

            Como sea, lo relevante es que haya una inmunidad disponible y que cada quien decida de forma voluntaria ponérsela, por lo pronto Rusia ha dicho que sí vacunará obligatoriamente a todo su personal del ejército, a su personal sanitario y al docente… a partir de octubre próximo será voluntaria para su población.

            Presumiblemente será el molde a seguir:  en México, la Fundación Slim ha dicho que financiará la producción de la vacuna de Oxford con una alianza con AstraZeneca, desde México y Argentina, usadas como plataforma para que llegue a la región de América Latina.

            Que haya una vacuna es una gran noticia, lo malo es que el mundo está lleno de gente increíblemente estúpida se trata del clásico estereotipo de gente que se la pasa compartiendo en redes sociales un montón de fake news, bulos, noticias falsas y en su mayoría de grupos de extrema derecha negacionistas.

            ¿Qué dicen estos grupos? Son los mismos lerdos que sostienen que Elvis Presley está vivo, que Michael Jackson se inventó su muerte, que los OVNIS existen y que nunca hemos llegado a la Luna… y  encima sostienen que la pandemia es un invento de los gobiernos para coartarnos nuestra libertad.

            Han proliferado a tal cantidad, muchos aupados por la extrema derecha, que van creando plataformas como “médicos por la verdad” o  bien grupos contrarios al uso de las mascarillas.

            Se basan en doctores que no están en la primera línea de fuego y que buscan un poco de protagonismo, no son patólogos, ni neumólogos, son médicos generales y algunos hasta gastroenterólogos con vídeos grabados negando la pandemia, los rebrotes y las nuevas hospitalizaciones,

            Su tesis es que todos los gobiernos del mundo se pusieron de acuerdo para fastidiarnos porque quieren controlarnos, confinarnos y quitarnos nuestras libertades inventando una magna mentira; y que, encima, nos ha sumido en la peor debacle económica.

            Con sus mensajes de vídeo (que por supuesto encuentran gente estúpida para replicarlos)  condenan el uso de la mascarilla, de la distancia social y apelan por la inmunidad de grupo.

            No me extraña que tengan seguidores con los mensajes que enarbolan, repito, hay muchos que creen que Elvis Presley sigue vivo o que Walt Disney está congelado.

A COLACIÓN

            España es el país del mundo que peor está gestionando el tema de la urgencia sanitaria de la pandemia, es la nación que peor caída económica tendrá de todos los países, y la gente, ignorante, sigue enviando mensajes en las redes sociales que son un llamado más a la rebeldía que al respeto a las normas y a terceras personas; se llama educación, compromiso, ética y responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *