¿AMLO vota por Trump? por Claudia Luna Palencia

POR LA ESPIRAL

                                               Claudia Luna Palencia

@claudialunapale

Previa a la reunión (terminó siendo de agenda binacional) entre  los dignatarios de México y Estados Unidos en Washington, la prensa en el extranjero, sobre todo en Europa, abordó el encuentro destacando las debilidades del presidente Andrés Manuel López Obrador, frente a su homólogo estadounidense, Donald Trump.

En especial, el periódico británico The Guardian destacó que podría ser un acto “humillante” para el mandatario azteca al dejarse arrastrar por “los asuntos de política interna” a  menos de cuatro meses de las elecciones presidenciales norteamericanas.

Trump tiene totalmente trazado su discurso en cuanto a la política exterior haciendo de la inmigración, de China, del proteccionismo y de la unilateralidad sus ejes fundamentales.

Sin embargo, su mayor fortaleza basada en su economía interna se ha desmoronado con la pandemia del coronavirus y los inmensos daños colaterales que está dejando en la economía mundial.

En enero pasado, el inquilino de la Casa Blanca presumía del PIB, del pleno empleo y de la confianza restaurada en cientos de empresarios y de inversionistas; mientras la clase media veía expandir su capacidad de consumo.

La urgencia sanitaria, con los confinamientos, ha trastocado no solo sus planes sino los presupuestos de muchos países del mundo que han pasado inclusive a una situación de rescate como es el caso de España cuya economía podría desplomarse 12% este año.

El PIB estadounidense tiene una previsión, según el FMI, de contraerse por encima del 8% y el panorama en México es igualmente complejo con una estimación de caer 10.5 por ciento.

De allí que algunos analistas consideran que la puesta en escena de la visita de López Obrador a la Unión Americana no solo era innecesaria en estos tiempos de prudencia ante la exposición al coronavirus, sino que acudía para dejarse utilizar electoralmente hablando por Trump, que ha visto descender sus bonos entre los mexiconorteamericanos votantes.

De acuerdo con el discurso presentado el 8 de julio en la Casa Blanca, López Obrador mencionó a 38 millones de mexiconorteamericanos, en cambio Trump refirió a 36 millones.

A COLACIÓN

Como es natural en todo proceso electoral, hay gente que suele cambiar su voto hacia la misma persona durante una reelección, muchas veces  por desencanto o valorar que ha sido un presidente ineficaz o la implementación de una serie de políticas perjudiciales.

Trump quiere reconciliarse con esos electores desencantados más en momentos en que las encuestas lo siguen ubicando a la baja, no basta con confiarse en que la comunidad judía le dará su respaldo hay distritos electorales necesarios para ganar como Florida.

No son pocos los mexicoamericanos que han sentido una enorme empatía por la persecución migratoria llevada a cabo por la actual Administración; las imágenes de niños enjaulados y separados de sus padres, la criminalización de los sin papeles y la persecución atroz de los ilegales  está pasando factura electoral a un hombre soberbio y narcisista como Trump.

The Telegraph cita a Eric Olson, analista global del Woodrow Wilson Centre, señalando que, contrario a lo que muchos creen los dos mandatarios tienen muchas cosas en común  por su forma de “gobernar de manera intuitiva”  y confían en que tienen “poderes sobrehumanos” por la forma en cómo abordan la resolución de los problemas; y los dos son muy sensibles a la crítica de la prensa a su persona y a su gestión.

En parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau decidió hacerse a un lado consciente de que el TMEC podría ser utilizado también en el juego electoral; ese gusto él no se lo ha dado a Trump que buscaba las portadas arropado por Trudeau y López Obrador anotándose  el Tratado y el encuentro como si fuese un éxito personal.

Queda la duda de si, este primer viaje al extranjero de López Obrador será el primero de otros más… otros a las reuniones de Davos, del G-20 o los encuentros binacionales con países como Canadá, España, Francia…

Queda la duda de si habrán nuevas visitas a Estados Unidos con Trump reelecto, de si después de este espaldarazo de López Obrador volverán los agravios y los insultos; vamos  a darle tiempo al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *