El peso podría fluctuar en la semana entre $21.90 y $22.90 spot: CIBanco

Reporte Semanal

Editorial


Las esperanzas de una vacuna para el COVID-19 sacaron a la mayoría de los activos financieros del terreno negativo en los últimos días de junio en el que cotizaban. La vacuna desarrollada por la firma alemana BioNTech y la farmacéutica estadounidense Pfizer ha arrojado señales alentadoras al demostrar que es tolerada por humanos en la primera fase de ensayos clínicos. Se trata de la cuarta vacuna en etapa preliminar (de 17)  que arroja resultados positivos en los ensayos en humanos, junto con proyectos que involucran a las compañías Moderna, CanSino Biologics e Inovio Pharmaceuticals. Los mercados siguen muy sensibles a estas noticias, por más que todavía esté lejos de materializarse en una vacuna eficaz. Esto hizo que por momentos pasara a segundo término las preocupaciones sobre el COVID-19, sobre todo el avance acelerado de la pandemia, que azota con fuerza ahora a América Latina y en EUA.

Lo anterior sigue provocando que los gobernadores de los estados de Estados Unidos más afectados por la reaparición de nuevos casos de coronavirus interrumpan o reviertan las medidas para reabrir sus economías, encabezados por California, el estado más poblado del país y nuevo epicentro de la pandemia. Sin embargo, no se puede descartar que en los próximos días/semanas estas preocupaciones dominen de nuevo el sentimiento de los inversionistas y regrese el tono negativo en los mercados. También contribuyó a un mejor sentimiento en los mercados el hecho de que la caída de la industria manufacturera mundial mostró señales de remisión en junio, con repuntes de la actividad de China, Europa y EUA. Adicionalmente, todo parece indicar que la apertura de la economía en EUA en los meses de mayo y junio está permitiendo recuperar muchos empleos. De los casi 20 millones de empleos perdidos se han recuperado cerca de 8 millones. Es un rebote importante, pero todavía falta que se consolide esta generación en los próximos meses, para asegurar que el mercado laboral estadounidense va camino a la recuperación. Además, a pesar de que se están generando empleos en niveles récords, el número de desempleados está todavía en máximos y todavía lejos de los valores de febrero, previo a la pandemia.

Asimismo, con la propagación del virus acelerándose nuevamente, muy probablemente el aumento de empleos en  los siguientes periodos sería más lento. Sobre esto último, se puede constatar en las cifras de solicitudes iniciales de desempleo de las últimas semanas, las cuales si bien han bajado todavía se mantienen elevadas, por arriba de 1.4 millones, lo que demuestra la dificultad de las empresas para acelerar la contratación. Por otro lado, los mercados financieros están siguiendo de cerca temas geopolíticos, como son las crecientes tensiones en Hong Kong después de que la controvertida ley de seguridad nacional de China entrara en vigor y la difícil negociación entre la Unión Europea y el Reino Unido sobre un acuerdo comercial que rija las relaciones una vez que se concrete la salida en diciembre de 2020. Por su parte, las minutas de la última reunión de la FED subrayan la necesidad de una “política monetaria altamente acomodaticia durante algún tiempo”. Con las tasas de interés en el 0%, los programas de compras cuantitativas de activos sin fecha de caducidad, la Reserva Federal estudia otras herramientas que apoyen la economía. En particular, destacó la discusión sobre aplicar la medida denominada como “control de la curva de tasas”, que no es otra cosa que establecer un objetivo para las tasas de interés a más largo plazo (normalmente poniendo el foco en el bono a 10 años). Por el momento, la discusión se cargó a que no es necesario establecer ese control. En México, el 1ro de julio entró en vigor el nuevo tratado de libre comercio de México, EUA y Canadá, llamado T-MEC, el cual suplirá al TLCAN. Sin duda el nuevo tratado abre una nueva oportunidad de mejora económica y llega en buen momento ante la crisis actual. Sin embargo, la atracción de inversión para aprovecharlo no llegará gratis, es necesario de que el gobierno haga esfuerzos importantes de promoción y medidas que mejoren la confianza de los inversionistas.   De acuerdo a la última encuesta de Banxico a especialistas del sector privado, las expectativas sobre la contracción del PIB para 2020 se siguen deteriorando. Ahora en promedio se espera una caída cercana a 9.0%. Además, sorpresivamente las remesas mantuvieron en mayo su dinámica de crecimiento, pese a la crisis laboral que hay en Estados Unidos, el principal país de donde provienen estos recursos. El tono positivo se impuso en la semana para el peso mexicano, en gran parte gracias a nueva información sobre los avances en la búsqueda de la vacuna para COVID-19 y las cifras económicas sólidas en el mundo. Hay margen para que en el corto plazo vuelva a ubicarse por debajo de $22.0 spot. Sin embargo, la preocupación sobre la escalada en rebrotes del virus en EUA podría romper la buena racha de la moneda mexicana como sucedió el mes pasado.

Principales referencias económicas y eventos de la semana

Esta semana las referencias económicas serán escasas, por lo que la atención de los inversionistas  se enfocará en gran medida en noticias sobre el COVID-19, en particular la situación de los rebrotes de contagios (principalmente en EUA) y avances en vacunas. Adicionalmente, en EUA se publicará inventarios al mayoreo de mayo; de junio: ISM de servicios y precios al productor; así como el cambio en inventarios de petróleo. En Asia, de China se conocerá la inflación de junio. En México, se publicarán datos de inversión fija bruta de abril, producción industrial de mayo y la inflación de junio. A su vez, se darán a conocer las minutas de la última reunión de política monetaria de Banxico (con la que el mercado podría ampliar su apuesta a una baja de 50 puntos base en la tasa de fondeo de Banxico para su próxima reunión de agosto).


Expectativa para el Tipo de cambio    

El peso mexicano seguirá dependiente entre los reportes económicos y todo lo relacionado al coronavirus. En este sentido, la atención en la semana se enfocará en cuatro elementos: 1) situación de los rebrotes de COVID-19 en EUA y si es que se anuncian nuevas medidas restrictiva en algunos Estados; 2) posibles anuncios de avances de ensayos en humanos de algunas de las vacunas potenciales; 3) cifras económicas en EUA, en particular el ISM de servicios; 4) datos económicos de México, destacando la producción industrial de mayo, que permitirá anticipar que tan profunda es la contracción económica del país y; 5) reunión de los presidentes López Obrador y Trump en Washington (8 y 9 de julio). Con ello, durante la semana la moneda mexicana podría fluctuar entre los $21.90 y $22.90.

Expectativa para las Tasas de interés: 
 En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar una baja o mantenerse sin cambios; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario, podría moverse entre 5.75% – 6.10%.

(Dar click aquí para abrir el archivo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *