El enfrentamiento militar entre EUA e Irán, que comenzó en 2018 con la ruptura del acuerdo nuclear entre ambos países, subió esta semana de tono con la orden del presidente estadounidense de dar muerte al general iraní Qassem Suleimani. Pocos días después, Irán atacaba con misiles bases militares estadounidenses en Irak y durante unas horas los mercados temieron lo peor. Sin embargo, a mitad de semana, Trump renunció a dar una respuesta militar y se limitó a sanciones económicas.

La respuesta de Trump y el hecho de que el ministro de Asuntos Exteriores de Irán diera por «concluida» la respuesta a EUA, aliviando (al menos en el corto plazo) los peores temores de un conflicto a gran escala en Oriente Medio.

Lo anterior provocó que los precios de los activos considerados con mayor riesgo borraran las pérdidas de los primeros días del año, y  al mismo tiempo, los operadores salían de sus inversiones en activos considerados refugios como el yen japonés, el oro y los bonos de gobiernos. En el caso particular del precio internacional del petróleo, el cual registró sesiones muy volátiles, regresó a los niveles previos al asesinato del general iraní.

Sin embargo, hay que estar conscientes de que esta serie de declaraciones no garantiza que las tensiones vuelvan a elevarse más adelante, tanto por la milicia iraní o por intereses electorales de Trump. La geopolítica siempre significa incertidumbre y que, el hecho de no saber qué sucederá después, no ayuda a los mercados.

A ninguna de las dos partes le interesa que el conflicto crezca, y el mercado parece que también tiene claro esto. Trump está en año electoral y es probable que utilice este tipo de actuaciones para dirigirse a sus electores, pero dentro de un límite.

Con el frente en Oriente Próximo más calmado, la atención se giró hacia los datos de empleo en EUA. La creación de empleo se moderó más de lo anticipado en el último mes del año y los salarios a su menor ritmo desde julio de 2018.

A pesar del menor dinamismo en la generación de trabajos registrado en diciembre, consideramos que el mercado laboral estadounidense se mantiene fuerte. Sin embargo, el reporte si puede generar especulación entre cierto grupo de inversionistas sobre los futuros pasos de la FED, en específico a la apuesta sobre si la autoridad monetaria tendría que terminar antes de lo planeado su pausa de mantener sin cambios la tasa de interés.

Por otro lado, respecto al acuerdo comercial entre EUA y China, se ha confirmado que el viceprimer ministro chino, Liu He, viajará a Washington esta semana, en lo que es la ratificación de que la firma del acuerdo comercial de primera fase es un hecho y se daría este 15 de enero. Una vez firmado, la intención es iniciar inmediatamente la negociación de la fase 2, pero Trump reiteró su intención de que la conclusión se podría dar hasta después de las elecciones presidenciales en noviembre próximo.

Por su parte, sigue avanzando el proceso de ratificación del T-MEC en el Senado estadounidense. Por lo pronto, el Comité de Finanzas ya votó a favor de su ratificación. Así, el acuerdo pasa al pleno de la Cámara Alta, donde el voto podría darse durante esta semana, si es que sigue detenido el proceso del juicio político a Trump. En caso de que EUA concluya sus trámites legislativos del T-MEC en los próximos días, ya sólo restaría que Canadá haga lo propio, para que 90 días después entre en vigor el nuevo acuerdo comercial que regirá las relaciones de los tres países de América del Norte.

En Reino Unido, la Cámara de los Comunes aprobó la ley del Brexit, la herramienta para implementar el Acuerdo de Retirada pactado por el Gobierno de Boris Johnson y la UE para que Reino Unido abandone el bloque comunitario el próximo 31 de enero. Ahora pasará a los Lores, donde se espera que sea ratificada la próxima semana. La atención estará en las próximas conversaciones con la Unión Europea para llegar a acuerdos de largo plazo sobre cómo será la relación comercial de bienes y servicios, acuerdo que tendrían que alcanzar a más tardar el 31 de diciembre próximo.

En México, la tasa de inflación cerró 2019 en 2.83%, su menor nivel (anual) desde 2015 (2.13%). Gran parte de este comportamiento favorable se explica por bajas en precios de energéticos y agropecuarios, un estancamiento económico y un peso mexicano relativamente fuerte. Con esta cifra seguirá el debate sobre los futuros pasos de Banco de México con relación a la tasa de interés. La especulación seguirá siendo que en su reunión de mediados de febrero, Banxico volvería a recortar su tasa de fondeo. Por otro lado, los datos de producción industrial siguen reflejando debilidad de la economía mexicana hacia el cierre de 2019, y es probable que los datos negativos se mantengan para la primera parte de 2020. La actividad industrial acumula 14 meses consecutivos a la baja.

Iniciamos 2020, y a pesar de comenzar con incertidumbre a nivel geopolítico ante el deterioro en las relaciones de EUA con Irán, en sus primeros días el peso mexicano ha mantenido su buena racha de apreciación frente al dólar y por momentos ha roto el psicológico de $18.80 spot. En sentido estricto, desde el punto de vista económico y financiero, el 2020 inicia con menor incertidumbre que el 2019 y eso da sustento al buen comportamiento de la moneda mexicana.

Principales referencias económicas y eventos de la semana

Esta semana, el tema del conflicto entre EUA e Irán seguirá centrando la atención de los mercados. Adicionalmente, destaca la firma de la fase 1 del acuerdo comercial entre EUA y China, así como la cifra de inflación estadounidense de cierre de 2019.

Adicionalmente, en EUA se publica de diciembre: precios al productor, ventas al menudeo, permisos de construcción, inicios de construcción y producción industrial; de enero: índice manufacturero de Nueva York (Empire), libro beige de la FED y sentimiento del consumidor de la Universidad de Michigan; así como el cambio en inventarios de petróleo.

En Europa, producción industrial de noviembre e inflación de diciembre; de Alemania, el PIB de todo 2019. En Asia, de China, exportaciones y producción industrial de diciembre y el PIB del cuarto trimestre.

En México, conoceremos el dato de inversión fija bruta de octubre.

Expectativa para el Tipo de cambio

El peso mexicano seguirá beneficiado esta semana por temas como la menor preocupación en torno a las tensiones entre EUA e Irán, la firma de la fase 1 del acuerdo comercial entre Washington y Pekín, así como la probable ratificación del T-MEC por parte del pleno del Senado estadounidense. Asimismo, las múltiples referencias económicas, sobre todo en EUA, Alemania y China servirán para evaluar la salud de la economía global y en el caso particular de las estadounidenses, para especular sobre los futuros pasos de la FED. Con ello, durante la semana la moneda mexicana podría fluctuar entre los $18.65 y $19.0 spot.

Expectativa para las Tasas de interés

En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar una baja o mantenerse sin cambios; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario, podría moverse entre 6.78% – 6.95