La negociación de la fase 1 del acuerdo parcial entre las dos mayores potencias del mundo sigue enfrentando dificultades para lograr converger las principales demandas. Las últimas dos semanas han sido de dudas, filtraciones y declaraciones contradictorias sobre el tema. China insiste en que la cancelación de los aranceles es una condición importante para alcanzar un acuerdo. Al mismo tiempo, el país asiático no está muy convencido de establecer un compromiso numérico sobre el monto de probables compras de productos agropecuarios estadounidenses. Por su parte, Trump en un discurso en Nueva York no despejó las dudas al solo confirmar que las negociaciones van por buen camino, pero que en caso de no avanzar en la negociación podría volver a aplicar aranceles.

Sigue habiendo optimismo de que los dos países avanzarán en esta fase 1, pero las dificultades que enfrentan es una muestra de lo complicado que es lograr una solución definitiva al conflicto comercial. Al final de la semana, el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow aseguró que el acuerdo parcial estaba cerca de ser concluido.

En el ínter, las cifras económicas publicadas en la semana demuestran el impacto negativo de la escalada en las tensiones comerciales. En particular, en China la producción industrial, ventas al menudeo e inversión en activos se desaceleraron de forma significativa en octubre; mientras en EUA, la actividad manufacturera se mantuvo débil en el décimo mes del año. Por su parte, aunque Alemania logró evitar una recesión técnica, la realidad es que la mayor economía europea se encuentra débil y estancada.

Respecto al juicio político contra Trump, en la semana comenzaron las sesiones públicas y dos ex diplomáticos declararon sobre cómo el presidente de EUA trató de influir en Ucrania para que el país anunciara la apertura de una investigación contra las actividades del hijo de su rival demócrata, John Biden. Este tipo de declaraciones allana el camino para que la Cámara de Representantes vote a favor del impeachment del mandatario estadounidense.

Por otro lado, el presidente de la FED, Jerome Powell, compareció en el congreso estadounidense. En lo que fue su primera intervención desde que bajó las tasas en octubre por tercera vez en lo que va de 2019, Powell reiteró su mensaje de que la FED se tomará una pausa a la hora de seguir bajando los intereses, mientras analiza el efecto de sus últimas medidas y aguarda novedades sobre la guerra comercial.

En Hong Kong, la preocupación sobre un recrudecimiento de la espiral de violencia sigue afectando a la confianza de los inversionistas. Los manifestantes paralizaron la ciudad por cinco días consecutivas. Lo anterior aumenta los temores a que la creciente agitación provoque una fuerte represión china. Por lo pronto, estas protestas ya tuvieron repercusiones en el comportamiento del PIB de Hong Kong, el cual entró en recesión durante el tercer trimestre del año por primera vez en una década.

En México, en línea con lo que esperábamos, Banco de México recortó su tasa de interés de fondeo por tercera ocasión consecutiva. Sin embargo, la autoridad monetaria matizó su decisión diciendo que se mantiene la incertidumbre en cuanto a los riesgos que pudieran desviar a la inflación respecto de la trayectoria esperada, por lo que la política monetaria debe actuar con prudencia. En este sentido, Banxico es muy cuidadoso en no generar altas expectativas de fuertes recortes de tasas de interés para sus siguientes reuniones.

Por otro lado, todo está listo para que se dé a conocer el Plan Nacional de Infraestructura (a finales de este mes). Incluirá tres tipos de proyectos: 1) sólo requerirán inversión privada, 2) alianza público-privado y; 3) exclusivos del sector público.  Por lo pronto, inversionistas privados iniciarán este año un primer tramo de 15 proyectos con un gasto de capital por 160 mil millones de pesos.

Regresó la presión sobre la moneda mexicana, la cual en la semana pasada se depreció por momentos a su peor nivel en un mes, en medio de crecientes dudas sobre el tema de la negociación comercial entre EUA y China y expuesto a un contagio negativo de la incertidumbre política actual en la región de América Latina. Al final de la semana, la moneda prácticamente borró todas las pérdidas por unas declaraciones de la presidenta de la cámara de representantes en EUA, Nancy Pelosi, quien comentó que tiene confianza en que puedan ratificar el T-MEC antes de que concluya el año.

Principales referencias económicas y eventos de la semana

Esta semana, los mercados financieros globales seguirán atentos a las noticias sobre las negociaciones comerciales entre EUA y China, los avances en torno al juicio político a Trump, así como las minutas de la última reunión de política monetaria de la FED.

Adicionalmente, en EUA se publica de octubre: permisos de construcción, inicios de construcción de casas, indicador adelantado y ventas de casas usadas y sentimiento del consumidor medido por la Universidad de Michigan de noviembre; así como el cambio en inventarios de petróleo.

En Europa, se conocerá de noviembre: confianza del consumidor, PMI manufacturero, de servicios y compuesto. En Alemania, PIB del tercer trimestre. En Asia, de Japón, índice de actividad industrial de septiembre e inflación de octubre.

En México, se dará a conocer la inflación de la primera quincena de noviembre.

Expectativa para el Tipo de cambio

El peso mexicano seguirá muy dependiente de cuatro aspectos: 1) avances en la fase 1 del acuerdo parcial de las dos mayores economías del mundo;  2) comentarios sobre el proceso de ratificación del T-MEC; 3) eventos geopolíticos, como la situación de las protestas en Hong Kong y Chile y: 4) especulación en torno a los futuros pasos de la FED, con las minutas de su última reunión y cifras económicas estadounidenses y participaciones de funcionarios regionales del banco central. Con ello, durante la semana la moneda mexicana podría fluctuar entre los $19.05 y $19.50 spot.

Expectativa para las Tasas de interés

En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar un alza o mantenerse sin cambios; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario, podría moverse entre 6.83% – 6.98%.