Mezcal Montelobos Tobalá es el primer mezcal cultivado certificado, originario de Puebla, un proyecto que revive la historia del mezcal poblano en un producto único y sofisticado.

Montelobos Tobalá, explica Saldaña, es un ejercicio experimental donde se desdoblan las características naturales del Tobalá en un mezcal herbal que muestra la potencia primitiva de este maguey, con su elegancia mineral y sabores a frutos secos. Esta etiqueta de Montelobos ofrece una experiencia de sabores y aromas cítricos, herbales y frutales, como limón pimiento verde, pera, albahaca, higo asado, macadamia y trufa.

El agave Potatorum, mejor conocido como Tobalá es nativo de las zonas desérticas parciales de México, desde Puebla hasta el sur de Oaxaca. Es el cuarto agave más buscado para la elaboración de mezcal por marcas certificadas después del Espadín, Cupreata y Cuish, de acuerdo al Consejo Regulador del Mezcal (CRM).

Agave Potatorum crece como una roseta basal con entre 30 a 80 hojas planas con forma de espátulas de hasta 25 cm de largo. Las hojas son de color blanco plateado, con la carne de color lila con decoloración verde a rosado en las puntas. El tallo floral puede ser desde 2,5 hasta 5 m de largo cuando está completamente desarrollado con pálidas flores verdes y amarillas.

En el pasado, localizar una planta de Tobalá para la producción de mezcal no era una tarea sencilla; debido a su naturaleza silvestre, este espécimen sólo se podía encontrar en las montañas, acantilados rocosos o en laderas de difícil acceso, y era necesario esperar entre diez a catorce años para poder cosecharla. En comparación con un Espadín, su piña es notablemente más pequeña ya llegando a su maduración, son necesarias aproximadamente 8 plantas de Tobalá para igualar el rendimiento de un agave Espadín cultivado.

En Diciembre del 2015 la CRM le otorgó a Puebla la denominación de Origen para llamar a sus destilados de agave, mezcal. En ese año Montelobos se unió

a la familia de Don Aaron Alva, agricultor de agaves de Tobalá cenizo en la región de San Nicolás Huajuapan Puebla, para crear Montelobos Tobalá 100% cultivado el cual fue lanzado en el 2017.

El proceso de cultivación del Tobalá cenizo es diferente al Espadín, el Tobalá solo puede ser reproducido por semilla. El proceso empieza por seleccionar las semillas y después de germinar se transplantan en macetas individuales hasta que alcanzan un tamaño favorable para poder ser  transplantados al campo donde tardan en madurar entre 10 a 14 años.