El proposito es que se logre la autosuficiencia en gasolinas y diésel, así como bajar en términos reales los precios de los combustibles y “obtener la soberanía energética”, así lo aseguró el presidente de la republica, Andrés Manuel Lopez Obrador. Asimismo, aseveró que “no hay oposición” al proyecto en el estado de Tabasco.

Por su parte Rocío Nahle, secretaria de Energía, señaló que la construcción de la refinería de Dos Bocas se justifica bajo la premisa de que existe cercanía con centros de almacenamiento y distribución de crudo, así como con los sistemas de distribución de productos; facilita el acceso para instalar equipos pesados en la construcción y es un terreno de propiedad federal. También, destacó que ésta contribuirá con la autosuficiencia energética de México, desarrollará la economía del sureste mexicano y generará un aumento de empleos e infraestructura.

Así mismo, manifestó que el proyecto se llevará a cabo en tres etapas:

Principalmente en la preparación del sitio, posteriormente la construcción de 17 plantas de proceso, almacenamiento e integración de servicios auxiliares y finalmente la operación de la refinería, que implicará una producción de 172 mil barriles de gasolina diarios, 125 mil de diésel, 9,400 de propileno, 9,300 de gas licuado, 8,400 toneladas diarias de coque y 1,129 toneladas de azufre.

El presupuesto final de los recursos destinados al proyecto asciende a un máximo de ocho mil millones de dólares, de los cuales cuatro mil 587 serán destinados a la construcción de plantas, dos mil 191 para servicios auxiliares y de almacenamiento y mil 356 para el acondicionamiento y planificación.

Presentó un mapa del terreno donde se ubicarán todas las plantas en seis paquetes, de los cuales cinco ya fueron licitados.

La refinería de Dos Bocas Tabasco, iniciará sus labores de construcción el 01 de agosto y se espera concluirla en un periodo máximo de tres años.