De la dirigencia sustituta que encabezó Ernesto Nemer Álvarez en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la que maneja por segunda ocasión Alejandra del Moral Vela, dicho instituto perdió alrededor de un millón de militantes reconocidos de forma oficial, aunados a los millones de votos que perdió en ocho años, tomando en cuenta que su máxima votación histórica se presentó en la elección de Gobernador del 2011.

La pérdida de militantes y la mala situación que vive el priismo pretenden ser atajadas con una campaña de credencialización que sin duda generará un buen negocio para el beneficiario, así como con discursos y buenas intenciones por parte de Alejandra del Moral, quien tiene la responsabilidad de conducir al priismo, por lo menos hasta concluir el periodo estatutario que iniciaron Carlos Iriarte Mercado y Carolina Charbel Montesinos.

Iriarte es un personaje a quien el grupo en el poder menosprecia, mientras que Charbel decidió ir a colaborar al gobierno morenista, quizá al observar un escenario de exclusión, desfavorable en el Revolucionario Institucional, mismo que le dio una candidatura y la hizo secretaria General del Comité Directivo Estatal.

En noviembre del 2017, Ernesto Nemer Álvarez declaró en entrevista que el padrón de militantes era de un millón 800 mil priistas; del Moral dijo ayer que en este momento son 978 mil las personas que lo integran, aunque justificó que esto fue resultado de la determinación de los tribunales electorales para que los partidos ajustaran sus listas.

Con lo anterior queda claro que del 2017 a Febrero del 2019, el padrón de militantes del PRI cayó en un millón de personas, escenario complicado al que se suma la pérdida de más de un millón de votos respecto del 2011 cuando en su mejor momento, Eruviel Ávila Villegas, logró más de tres millones de votos en alianza con el Verde Ecologista y Nueva Alianza.

Durante una reunión con reporteros convocados por el ex coordinador de logística de la oficina de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Alejandra del Moral anunció la implementación de la campaña de credencialización que pretende poner orden en el padrón, así como una serie de buenas intenciones que no se empatan con el escenario que enfrenta su partido.

Simplemente para credencializar a los cerca de millón de priistas que integran la base de datos del PRI se tiene que asumir el gasto que significa el material y la logística para la credencial, a menos que se busque simular el proceso. Si la credencialización cuesta solo cinco pesos por persona, empadronar a los 978 mil militantes significará un gasto cercano a los cinco millones de pesos, pero seguramente la meta es superar esta cifra.

Lo anterior mientras que diversos trabajadores que laboraron por años en la estructura fueron despedidos en las últimas semanas de Nemer al frente del PRI, precisamente bajo el argumento de que era necesario ahorrar.

En este espacio se señaló la semana pasada que “las más recientes campañas de credencialización se llevaron a cabo durante la gestión de Isidro Pastor Medrano, posteriormente con Raúl Domínguez Rex, misma que continuó Carlos Iriarte Mercado, precisamente quien inició el actual periodo estatutario en funciones. En diferentes momentos se ha dicho que las campañas no fueron exitosas, pues no se tradujeron en votos pero sí en gastos.

Alejandra del Moral dijo que sería importante terminar con el tema de cuotas, pues eso precisamente provoca que quienes tienen interés en participar no acceden a espacios. En la dirigencia que encabeza todos los espacios del Comité son producto de cuotas, por eso resulta ocioso referir el asunto.

Retomo el discurso de que “el PRI no va a ser comparsa de actos de corrupción en contra del Estado ni en contra de los municipios. Así sean autoridades emanadas del partido, tienen que hacerse cargo de sus actos y de sus administraciones. Que cada quien responda”. En realidad, la dirigencia no ha hecho denuncia alguna sobre posibles actos a los que se refiere en las pasadas gestiones priistas, solo se asume una postura mediática. ¿A qué actos de corrupción se refiere? ¿Son generalidades?

La dirigente sustituta señaló que “este año el partido deberá depurar sus padrones y renovar consejos políticos municipales, comités municipales y seccionales, lo que se hará mediante un proceso de apertura, de democratizar al partido, de consultas a la base y no de cuotas tradicionales”. Habrá que ver si esto se cumple pues diversos liderazgos quieren consulta a la base desde hace mucho tiempo para la definición de candidaturas y de la propia renovación del Comité Estatal.

Hace bien Alejandra del Moral en buscar los reflectores, pero no mostró proyectos claros de reposicionamiento de un PRI con desencanto, es evidente que con discursos y buenas intenciones no se regresará a la ruta de la victoria.

Atajos

Por el centro: En la actual coyuntura que enfrenta el PRI en esta entidad, dos jóvenes de Metepec tendrían que irse preparando ante los escenarios futuros: Mariano Camacho San Martin y Max Quintana Haddad, quienes han sabido conducirse sin escándalos, pues aunque se habla de ellos no incurren en excesos como otros similares.

Mariano Camacho, actual director general de Programas Sociales, suma diversos cargos públicos y políticos, en todos se condujo con discreción, sin escándalos.

Max Quintana, recién nombrado director del deporte, se salió a tiempo del gobierno municipal de Metepec, con lo que evitó ser parte de la deficiente administración de David López Cárdenas, buscando otras oportunidades y le fue bien.

Mariano es hijo del ex gobernador César Camacho Quiroz y Max Quintana, está casado con una hija de Erwin Lino Zárate, ex secretario participar del presidente Enrique Peña Nieto, pero han tratado de marcar su propia ruta, con estilos incluso opuestos.

Sea cual sea la forma en que lograron sus cargos, son las opciones que tendría el PRI en Metepec hablando de renovación de cuadros para el futuro próximo.

Por la derecha: La dirigencia estatal del PAN haría bien en ir posicionando a gente que domina escenarios mediáticos y públicos, pues aun cuando aprovechan sus propias circunstancias, no estaría mal que reforzaran a su partido promoviendo temas de la agenda coyuntural.

Es decir, tradicionalmente el PAN ha tenido liderazgos en tierra que no siempre son buenos comunicando, peor además ha contado con gente con capacidad para brillar en los medios y las tribunas legislativas pero difícilmente ganan una elección. Son estilos y los dos son buenos.

Lo interesante sería que en esta coyuntura donde a los partidos les está faltando estrategia para marcar contrapesos, implementen acciones que en otro momento resultaron efectivas en el panismo del país.

Por la izquierda: El presidente municipal de Tejupilco Manuel Anthony Domínguez Vargas, confirmó la visita del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el próximo sábado a las 15: 30 horas en la Unidad Deportiva, donde pondrá en marcha el Programa de Becas “Benito Juárez” para estudiantes de educación Media Superior.

El evento al que asistirá el gobernador Alfredo del Mazo Maza es el inicio de la entrega de apoyos económicos a estudiantes que estén cursando el bachillerato en una escuela pública con el objetivo de abatir la deserción escolar.

El mandatario municipal dijo que “estos programas son en beneficio de toda la población pero agradeció que López Obrador haya elegido Tejupilco como punta de lanza del mismo.