PUNTALES

› Escasa infraestructura ante eventual desbandada

› TAO México crece oferta inmobiliaria

› #GoätTravel innovador modelo de negocios

Desde el primer minuto del uno de diciembre de 2018 una vez que asuma la Presidencia de la República,  Andrés Manuel López Obrador dará rienda suelta a su pretendido programa para descentralizar de la Ciudad de México a buena parte de las Secretarías de Estado, para lo cual estima un gasto, en principio, de 125,000 millones de pesos.

La justificación para llevar a cabo tal medida tiene lógica y está fundamentada bajo el supuesto de que con la desconcentración se espera una distribución de factores que ayuden a la reactivación económica para la generación de empleo y bienestar de las comunidades. Dicho de otra forma, la descentralización ayudaría a redistribuir la riqueza y el ingreso en todo el país, principalmente en entidades donde la pobreza es recalcitrante.

El hecho de que el 80% de los tres millones de personas que trabajan en el gobierno estén en la Ciudad de México genera una concentración histórica, pues prácticamente todo el Gobierno Federal está en la capital del país, lo que genera una concentración de instituciones y empresas privadas que quieren mantenerse cerca de las dependencias correspondientes con las que tienen relación.

Así lo destaca el Proyecto de Nación 2018, elaborado por el Presidente Electo,  documento que contempla además de los 125,000 millones de pesos en todo el sexenio para la mudanza de las dependencias federales, gastos de 250 millones para estudios sobre las capacidades físicas de las ciudades que permita calificar su viabilidad y los requerimientos de inversión para infraestructura; 1,400 millones para los primeros “planes maestros” y los proyectos ejecutivos de la primera etapa, así como 20,834 millones en inversiones de obras con participación del sector privado.

Hasta aquí todo pareciera que las acciones a emprender por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para llevar a cabo la descentralización están sumamente estudiadas y planeadas. Sin embargo, el sector inmobiliario dista mucho de esa percepción y si bien manifiesta su total apoyo para reubicar a las dependencias federales en el interior del país, tiene una visión mucho más realista de lo que conllevan movimientos de este tipo.

Para empezar, de acuerdo con información proporcionada por Alejandro Kuri Pheres, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), sólo seis ciudades tienen capacidad e infraestructura suficiente para dar cabida a una Secretaría de Estado.

Estas son Monterrey, San Luis Potosí; León, Guanajuato; Guadalajara, Puebla,  Mérida y Villahermosa, Tabasco. Estas ciudades, según AMPI, cuentan con vialidades, infraestructura, aeropuertos, carreteras y viviendas suficientes para albergar a las personas que tengan que mudarse.

Pero además hay otros factores que deberían considerarse antes de hacer el traslado de las dependencias, de acuerdo con el análisis de la AMPI. Entre ellos destaca el fiscal, económico,  social, sociológico y hasta el familiar.

Cita como ejemplo que para construir un edificio con las características que requiere una Secretaria de Estado, unos 70,000 metros cuadrados, se requieren 600 millones de dólares, como mínimo, además de que la edificación del inmueble  lleva alrededor de tres años.

La descentralización de las dependencias del Gobierno Federal no puede darse de la noche a la mañana, “no es cosa mágica” dice Kuri Pheres. Acciones de este tipo, argumenta, tienen que llevarse a cabo de manera paulatina pues se  involucran muchos factores, sobre todo el financiero porque se requieren inversiones muy fuertes.

Tao México crece oferta inmobiliaria

La Riviera Maya, ubicada en estado de Quintana Roo, está considerada entre los 10 mercados inmobiliarios con mayor crecimiento en el mundo. Las ventas en este sector se incrementan 20% cada año, desde el último lustro.

El panorama económico de la zona se mueve alrededor del servicio a los visitantes dentro de los hoteles y actividades recreativas; sin embargo, también ha generado un boom en los desarrollos inmobiliarios, debido a que la afluencia turística provocó un crecimiento de la población en el área.

Durante 2017 casi 17 millones de personas visitaron el Caribe Mexicano, cifra 5.3% mayor que en 2016. En el último año generó una derrama económica de 8 mil 810.38 millones de dólares, con una ocupación de 79.7% promedio en el año.

A esta zona arribaron 7 millones 702 mil 730 pasajeros internacionales por alguno de los tres aeropuertos que lo comunican y al que llegan 50 aerolíneas de 20 estados mexicanos, además de casi 100 firmas de vuelos mundiales, según reporte de la Secretaría de Turismo.

Estos datos son contundentes para entender el papel de la Riviera Maya como un espacio que cautiva a los turistas no solamente para vacacionar, sino para invertir y vivir en estas tierras.

Ante ello, TAO México, inmobiliaria que nació en 2006 y a la fecha ha formado 13 comunidades con más de mil 76 casas construidas, sigue creciendo su oferta de comunidades residenciales.

Lleva 12 años construyendo espacios en Playa del Carmen, Akumal y Tulum. Cada espacio es pensado para respetar el medio ambiente y mejorar la calidad de vida de los visitantes, así como el mayor retorno de inversión, en propiedades que incluyen lofts, condos, townhomes, estudios y residencias, cuyos precios parten de los 139 mil dólares.

Innovación en negocio turístico

La industria turística de México cuenta ya con una empresa innovadora y diferente: #GoätTravel, la cual ha creado un modelo de negocio de venta de servicios turísticos en línea, que comercializa experiencias de viajes a través de una plataforma virtual multidestino única, que ofrece un trato personalizado, garantiza bajos costos de operación y convierte a los inversionistas en expertos en asesoría turística.

#GoätTravel es la única agencia franquicitaria de viajes que opera bajo el Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001:2015, por lo que, quien llega a formar parte de su Exclusiva Red de Franquiciatarios se convierte en un profesional del turismo.

Esta empresa está liderada por un equipo experto en turismo, su CEO Carlos Fresán, comenta que busca integrar un selecto grupo de socios de negocios, que reciban los beneficios de la profesionalización basado en los principios del Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001:2015, al ofrecerles un retorno de inversión a corto plazo y brindarles las bondades de generar ingresos exponenciales sin tener que pagar rentas, empleados o inventarios.