El acuerdo azucarero con Estados Unidos causa un impacto anual de mil millones de dólares al país, debido al menor valor del azúcar cruda que los productores mexicanos exportan a ese país, mientras que los beneficiados son las empresas que importan a precios dumping el jarabe de maíz de alta fructuosa (JMAF) al mercado norteamericano, principalmente las compañías refresqueras.

El presidente de la empresa productora de azúcar líquida Sucroliq, Enrique Bojórquez Valenzuela, aseguró lo anterior al participar en el 2º. Congreso Internacional Zafranet 2018, con la ponencia “El México que queremos. Maíz, Caña y la Responsabilidad Social.

Hizo un llamado para que los equipos económicos de los candidatos a la Presidencia de la República y todos los participantes en la industria azucarera, inicien un proceso de reflexión sobre el llamado Acuerdo de Suspensión firmado con Estados Unidos pues se vence en 2019.

Convocó a considerar que México puede ser autosuficiente en su mercado azucarero y no tendría que verse obligado a exportar un producto con menor valor comercial, si se evitara, con la imposición de aranceles, que el azúcar mexicana se sustituya por JMAF estadounidense adquirido a precios subsidiados.

Agregó que la importación del maíz genéticamente modificado también afecta a los campesinos y al campo mexicano, dado que en nuestro país está prohibido sembrarlo y producirlo. “Siempre se debe analizar quién gana y quién pierde en un comercio desigual y que no favorece a la libre competencia”, apuntó.

 

Más fructuosa en refrescos

Enrique Bojórquez alertó que la industria refresquera reemplaza cada vez más a la azúcar mexicana por la fructuosa norteamericana.

Explicó que, de acuerdo con cifras oficiales, el consumo de azúcar ha caído en promedio anual  2.7 por ciento desde 2011, mientras que el de JMAF se ha incrementado a un ritmo de 40 por ciento.

Señaló que afortunadamente hay empresas que, en cumplimiento de su responsabilidad social, como La Moderna, Nestlé, Kellog’s y Minsa, han adoptado la política de adquirir sus insumos agropecuarios en el campo mexicano y promueven que el país recupere su autosuficiencia en el cultivo del maíz.