Después de la fuerte apreciación registrada por el peso mexicano en la 2ª quincena de noviembre, en diciembre esperaríamos que cambie de tendencia. Aunque existen elementos a favor de la moneda mexicana, como lo es una posible subida de tasas de interés por parte de Banxico, así como las noticias sobre la injerencia de Rusia en el proceso electoral de 2016 donde resultó ganador Trump, consideramos que otros factores terminarán dominando la tendencia final del peso y lo presionarían en las siguientes semanas: posible aprobación de la reforma fiscal de Trump en EUA; cifras positivas de la economía estadounidense; retraso y complicación para acordar elevar el techo de la deuda de EUA (lo que podría provocar preocupación por cierre de oficinas gubernamentales en EUA); y alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal (FED).

Con ello, parece ser que el mercado cambiario mexicano se encuentra en sus últimos días de niveles por debajo de los $18.70 spot. Para finales de mes podría presionarse hacia los $19.0 spot, y esta presión se podría intensificar a comienzos de 2018, donde de nueva cuenta el tema de la renegociación del TLCAN volverá a concentrar la atención de los inversionistas y el proceso electoral en México terminará convirtiéndose en la principal referencia para los mercados financieros locales.

Temas de riesgo antes mencionados: Gran parte de estos factores negativos para el peso están referenciados a decisiones que recaen en el Congreso estadounidense. El Congreso se enfrenta a un mes complicado. Lo más relevante es el tema fiscal. Una vez que el fin de semana pasado el Senado aprobó (51 votos a favor, 49 en contra) su propuesta de reforma tributaria, a partir de hoy comienzan los trabajos y discusiones para conciliar un texto definitivo entre el Senado y la Cámara de Representantes. Si finalmente ambas cámaras llegan a un acuerdo, la ley definitiva estará en condiciones de ser firmada por el Presidente Trump antes de que cierre el año. Cualquier noticia o avance sobre este tema, sería favorable para el dólar y lo apreciaría de forma generalizada frente a la mayoría de las monedas en el mundo, incluyendo el peso.

Dirección de Análisis Económico y Bursátil 1 05 Diciembre, 2017 El financiamiento para las agencias federales en EUA (techo de la deuda) está programado para agotarse este viernes 8 de diciembre y debido a que buena parte de los congresistas estarán ocupados en la búsqueda de consensos sobre el tema de la reforma fiscal, la negociación de la ampliación del nivel de endeudamiento se complicará, por lo que las probabilidades de un cierre aumentarían en los próximos días. Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes han propuesto una resolución que permita mantener abierto al gobierno hasta el 22 de diciembre. La aprobación de esta propuesta dependerá en gran medida de los demócratas del Senado.

El tema del techo de la deuda podría generar volatilidad y aversión al riesgo, elementos que generalmente le juegan en contra al peso mexicano. Por último, la decisión de la FED de subir tasas de interés en su reunión de diciembre (miércoles 13), aunque en gran medida ya es evento descontado por los mercados financieros, sí fortalecerá al dólar al hacer más rentables las inversiones en activos denominados en la divisa estadounidense. Esta decisión está supeditada a datos económicos, sobre todo de empleo e inflación. En esta semana se publica el informe oficial de empleos correspondiente al mes de noviembre.

La expectativa es que la creación de trabajos se mantenga sólida, por lo que la atención se enfocará en el rubro de salarios, sobre el cual también se espera un rebote positivo. Este indicador podría provocar que en términos relativos se fortaleza el dólar. En el comunicado del 13 de diciembre, los inversionistas también estarán atentos a las nuevas proyecciones económicas-financieras de la autoridad monetaria estadounidense, buscando anticipar el ritmo de normalización de tasas de interés para el próximo año.

Recientemente con la publicación de las minutas de la última reunión y comentarios de la presidenta Yellen, aumentó la especulación de que este ritmo podría ser todavía más gradual de lo que se espera actualmente (en lugar de entre 2 y 3 alzas en 2018, podrían ser 1 o 2 subidas); sin embargo, las expectativas de estímulos fiscales por menores impuestos podrían provocar un aumento no esperado en la inflación, que haga que la FED sea más agresiva en su postura de tasas de interés. Los anteriores acontecimientos son suficientes para pensar que el peso mexicano podría presionarse en los próximos días y romper con su racha positiva de las últimas semanas.

Lo anterior no significa que no existan elementos a favor de la moneda mexicana, por lo que la depreciación la esperamos moderada: Uno de ellos tiene que ver con la política monetaria local. En sus primeras declaraciones como gobernador del Banco de México, Díaz de León ha comentado que la inflación podría tardar más de lo esperado en regresar a los niveles de meta de Banxico (por debajo del 4.0%). En 10 días debutará con la primera decisión de tasas de interés. Si la cifra de inflación al consumidor de noviembre (tasa anual) refleja una aceleración que pudiera ser interpretada como de mayor duración, la especulación sobre una probable alza de tasas se intensificaría (el dato se da a conocer este jueves 07).

Además, los riesgos de volatilidad en los activos financieros mexicanos para los próximos meses por renegociación del TLCAN, evolución del proceso electoral en México y reacción de las empresas transnacionales por posible baja de impuestos en EUA, podrían contribuir en la decisión de subir tasas. Actualmente los mercados financieros consideran con un 74% de probabilidad un alza de 25 puntos base en la tasa de fondeo para diciembre (jueves 14), Dirección de Análisis Económico y Bursátil 2 05 Diciembre, 2017 corrección que puede ser incluso de hasta 50 puntos base. Una subida de tasas de corto plazo en México, por lo menos mantendría el diferencial de tasas con EUA sin variación, lo que evitaría salida de capitales de nuestro país, favoreciendo al peso mexicano. Por otro lado, el tema de la probable injerencia rusa en el proceso electoral de 2016 juega en contra del dólar.

El exconsejero de Seguridad Nacional de EUA, Michael Flynn, se ha declarado culpable de falso testimonio al FBI sobre sus conversaciones con Rusia en las elecciones de 2016. Además, podría estar dispuesto a testificar contra el presidente Trump y su equipo más cercano, dentro de la investigación sobre la presunta injerencia de Rusia en la campaña electoral.

Este tipo de noticias provocan que los inversionistas contemplen que esto podría ser costoso para la administración de Trump e incluso podría tener repercusiones en sus planes de política, incluyendo la reforma fiscal. En los siguientes días, con la investigación en curso podrían surgir nuevas revelaciones en contra del equipo cercano de Trump, lo que favorecería de forma indirecta a la moneda mexicana.