LAS PRIMERAS PLANAS

 

REFORMA
Avala nueva ley Ejército en calles

EL UNIVERSAL
Se triplican asaltos en restaurantes de la CDMX

EL ECONIMISTA
Apertura en gasolinas no implica alzas: CRE

El Financiero
En 2018, cautela ante factores de riesgo: Banxico

La Jornada
Militares tienen ya cobijo legal en la lucha anticrimen

ECXELCIOR
Regulan labor del Ejército en las calles

EL HERALDO      
En México, 96% del dinero gira cash

MILENIO
Acusar militarización, absurdo: Presidencia

La Razón
Van tras juez por dar plazas en su juzgado a cambio de moche mensual

CAPITAL
Aprueban ley en favor del Ejército

24 HORAS 

Investigan a juez por pedir moches a subordinados

EL NORTE
Avala nueva ley Ejército en calles

 

LA POLITICA

 

EL ECONOMISTA, SECCION POLITICA

El PRI saca la ley de seguridad; va a Senado

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen que expide la Ley de Seguridad Interior, mediante un trámite fast track impulsado por la bancada del PRI. El Frente Ciudadano por México (PAN, PRD y MC) exhibió una fractura, con la votación dividida de sus diputados. Activistas del colectivo Seguridad sin Guerra gritaron “¡golpistas!” a los legisladores que votaron en favor.

El documento fue aprobado en lo general por 248 votos en favor, 48 abstenciones y 115 votos en contra. Los votos mayoritarios provinieron de las bancadas del PRI, PVEM y Nueva Alianza, pero también de las fracciones del PAN y PRD.

De los 109 diputados de Acción Nacional, 48 votaron en abstención, entre ellos el propio coordinador Marko Cortés Mendoza, y el presidente de la Comisión de Seguridad, Jorge Ramos. La diputada Claudia Sánchez Juárez abiertamente votó en favor.

Waldo Fernández (PRD) votó favorablemente; mientras el diputado Gonzalo Guízar Valladares (Encuentro Social) sufragó en contra.

 

MILENIO, SECCION POLITICA

 

REFORMA, NOTA PRINCIPAL

Avala nueva ley Ejército en calles

Después de 11 años en los que el Ejército ha hecho frente a la delincuencia en las calles, la Cámara de Diputados aprobó ayer la Ley de Seguridad Interior, la cual dota a las Fuerzas Armadas de un marco regulatorio para combatir al crimen. La nueva legislación faculta al Presidente de la República a ordenar la actuación de los militares en un territorio y tiempo determinados cuando las autoridades de seguridad pública sean rebasadas.

“En aquellos casos en que las amenazas a la Seguridad Interior representen un grave peligro a la integridad de las personas o al funcionamiento de las instituciones, el Presidente podrá ordenar acciones inmediatas a las Fuerzas Federales y las Fuerzas Armadas”, indica la ley. La iniciativa fue cuestionada por la Oposición porque deja ambigüedad en el decreto de protección de seguridad interior y propiciaría la violación de derechos humanos por parte del Ejército.

 

MILENIO DIARIO, NOTA PRINCIPAL

“Absurdo”, acusar militarización del país: Presidencia

El comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, y el vocero de Presidencia, Eduardo Sánchez, garantizaron que la Ley de Seguridad Interior no pretende militarizar el país ni que las fuerzas armadas sustituyan a las instancias de gobierno en la lucha anticrimen. Ayer, luego de que la Cámara de Diputados aprobó el dictamen en lo general y lo envió al Senado, Sánchez calificó de “absurda” la teoría de la militarización y destacó que en 2016 solo procedieron 44 quejas de posibles violaciones a los derechos humanos por parte de Ejército y Marina.

“He escuchado muchas críticas diciendo que van a militarizar el país, de verdad eso es absurdo; lo menos que podemos hacer es que las fuerzas armadas tengan un marco normativo que les dé curso a su actuar”, indicó en entrevista con el arquitecto Héctor Benavides para el programa Cambios, que se transmitirá el próximo domingo. En tanto, Sales explicó que la ley busca generar policías estatales y municipales capaces de enfrentar a la delincuencia organizada sin la necesidad de solicitar ayuda a militares y marinos.

 

MILENIO, SECCION POLITICA

 

LA JORNADA, COLUMNA ASTILLERO DE JULIO HERNANDEZ

Elecciones y seguridad interior

… El texto aprobado tuvo una previa caracterización negativa por parte de varias organizaciones defensoras de derechos humanos, nacionales e internacionales, incluyendo la gubernamental mexicana, presidida por Luis Raúl González Pérez. El titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos advirtió que la aprobación de este tipo de textos no puede ser producto de decisiones coyunturales o políticas.

González Pérez aseguró, un día antes de la votación en San Lázaro, que los potenciales riesgos del dictamen que será objeto de discusión son múltiples y de diversa gravedad. Tan sólo por mencionar algunos, se podrían referir desde las imprecisiones conceptuales al mezclar el ámbito de la seguridad nacional con la seguridad interior; una definición sumamente amplia y ambigua de esta última permitiría configurar, prácticamente, cualquier conducta como un riesgo a la misma, para lo cual no habría criterios objetivos sino una facultad discrecional genérica; la imposición de una reserva absoluta sobre la información que se genere lo cual haría nugatoria cualquier expectativa de transparencia; la falta de mecanismos reales y efectivos de rendición de cuentas; la posibilidad de que las fuerzas armadas realicen tareas de investigación y prevención de delitos; así como la trasgresión a los derechos de reserva en favor de las víctimas al obligarse a todas las autoridades a entregar cualquier información que sea requerida en este ámbito.

También consideró el presidente de la CNDH que es previsible que la aplicación de la LSI trasgreda, desde el origen, garantías procedimentales básicas y derechos humanos reconocidos en la Constitución, lo cual propiciará que los responsables de una conducta ilícita tengan una puerta abierta para eludir la acción de la justicia por la indebida actuación de las autoridades, una vez que sus acciones fueran puestas a consideración de un tribunal de derecho. Mucho de lo que el dictamen refiere como materia de seguridad interior serían cuestiones que, bajo otra óptica se podrían considerar, como propias del ámbito de la seguridad pública (nota de Emir Olivares, en La Jornada).

Aun así, las fuerzas peñistas unidas sacaron adelante la muy impugnada ley en mención. El avance se produjo a un año de que Peña Nieto deje la oficina presidencial de Los Pinos, en el contexto de una estrategia multifactorial que pretende instalar a José Antonio Meade como sustituto apartidista y que se alista para contener de diversas maneras las expresiones de apoyo electoral al virtual candidato opositor, Andrés Manuel López Obrador, puntero en las poco confiables encuestas de opinión público y poseedor indudable de una base de apoyo político y social que podría considerarse muy insatisfecha si los resultados oficiales de julio próximo le parecen fraudulentos.

 

EL UNIVERSAL, SECCION OPINION

Alfombra roja

EL UNIVERSAL, NOTA PRINCIPAL

Se triplican asaltos en restaurantes de la CDMX

La modalidad de robo que está afectando a los capitalinos es el asalto a comensales de restaurantes y cafeterías. Este delito, según las estadísticas de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, con base en las carpetas de investigación que se iniciaron este año, se disparó en comparación con 2016, donde los objetos preferidos de los delincuentes fueron los teléfonos celulares.

De acuerdo con la glosa entregada por la procuraduría capitalina a la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, se detalla que durante 2016 se registraron apenas 23 robos al interior de restaurantes, delito que se consideran de “bajo impacto social”. Durante ese lapso el promedio de robos fue de tres por mes, mientras que en febrero no se registró un solo incidente; diciembre fue el más activo para los delincuentes, al cometerse cinco atracos.

En ese mismo año, sólo se capturó a tres presuntos responsables, quienes estuvieron seis meses en prisión, pues el robo a comensales, a pesar de que irrumpen con armas de fuego y extrema violencia, no se considera como grave.

 

LA JORNADA, CONTRAPORTADA

Puede repetirse la masacre de Acteal

Hace tres semanas, el presbítero de Simojovel, Marcelo Pérez, empezó a recorrer el escarpado trayecto de al menos cuatro horas, que va desde su parroquia hacia las comunidades limítrofes entre Chenalhó y Chalchihuitán, en los Altos de Chiapas, para constatar lo que los habitantes de esos parajes denunciaban: ataques de grupos paramilitares del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del oficialista Verde Ecologista de México (PVEM); caminos bloqueados poblaciones sitiadas; casi 6 mil desplazados en condiciones extremas de desprotección; tiroteos todas las noches, y decenas de casas quemadas por los agresores.

Ha regresado varias veces: Y todo es cierto. Cuando vi a los niños durmiendo bajo los árboles, sin nada qué comer, enfermos muchos de ellos, no me la creía. No pensé nunca que iba a volver a ver tanto sufrimiento, tanta enfermedad, comenta en entrevista telefónica. El martes pasado regresó y estuvo en varios parajes de Chalchihuitán recogiendo testimonios de más de 5 mil desplazados. El miércoles en Chenalhó, donde son casi mil los que están en el monte.

REFORMA, PRIMERA PLANA

Encuesta / Arranca último año con leve mejoría

¿Aprueba o desaprueba la forma como Enrique Peña Nieto está haciendo su trabajo como Presidente de la República?

CIUDADANOS

Aprueba Desaprueba
Dic. 13 44 48
Dic. 14 39 58
Dic. 15 39 58
Dic. 16 24 73
Ene. 17 12 86
Jul. 17 20 78
Dic. 17 25% 73%

LÍDERES

Aprueba Desaprueba
Dic. 13 40 58
Dic. 14 21 79
Dic. 15 21 78
Dic. 16 16 83
Jul. 17 19 81
Dic. 17 21% 79%

Encuesta nacional en vivienda a 1,200 adultos

 

LA JORNADA, PRIMERA PLANA

La disyuntiva en 2018 es cambio con rumbo o salto al vacío: Meade

José Antonio Meade Kuribreña advirtió que en la elección presidencial de 2018 el país enfrentará una decisión histórica, entre un cambio con rumbo y un salto al vacío y, en respuesta al señalamiento de señoritingo, que le hizo Andrés Manuel López Obrador dijo: No le pegó a ninguna de las tres. Yo le agradezco la primera, la de joven, de espíritu y de corazón, sin ninguna duda. La parte de arrogancia es lo único que no queda con mi persona, y lo de acomodado tampoco.

Durante una reunión con los presidentes y secretarios generales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en los estados, y después de un desayuno con el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, Meade les pidió con toda humildad respaldar su aspiración de ser el candidato presidencial, y los llamó a defender mucho lo que hemos construido en el sexenio de Peña Nieto y hacerse cargo de ello.

 

REFORMA, SECCION NACIONAL

Advierte AMLO contienda difícil

Andrés Manuel López Obrador convocó a militantes y simpatizantes de Morena a no confiarse, pues advirtió que la contienda electoral de 2018 no será un día de campo. “Hay que tener en cuenta que estamos enfrentando a una mafia del poder que no quiere dejar de robar, que no tiene llenadera y va a hacer todo lo que esté a su alcance porque están acostumbrados a triunfar sin escrúpulos”, dijo en el municipio de Ayutla, Guerrero.

A siete meses de los comicios del primero de junio, el dos veces ex candidato presidencial convocó a sus seguidores a consolidar la organización de su partido y a crear más comités de Morena en cada comunidad, en cada pueblo, en cada ejido, cada colonia, cada barrio.

“No pelearnos por banderías partidistas. Tenemos que aplicarnos a fondo y organizarnos bien, no estar suponiendo que va a ser un día de campo, van a intentar robarse la Presidencia, van a querer comprar la Presidencia a billetazos, pero si nos preparamos bien, no les va a funcionar ni la guerra sucia, ni la compra del voto”, agregó.

 

EL UNIVERSAL, COLUMNA RAZONES Y PASIONES DE ELISA ALANIS

Para no ser del PRI, qué bien le sale a Meade

Antes que nada, considero que Peña Nieto (entiéndase Videgaray y salinistas) realizó lo que tenía que hacer para intentar mantener al PRI en la Presidencia. Roberto Rock escribió en su columna de EL UNIVERSAL lo que se le escucha decir: que no ha leído suficientes libros, pero sabe ganar elecciones. En esto, el Presidente no miente. Lo demostró en 2012. También en el Estado de México. Y hará todo lo que ya le conocemos para el 2018.

… Lo que no queda claro es si Meade, de llegar al poder, sería capaz de desmarcarse. Realizar lo que debe hacer. Reconstruir a las instituciones destrozadas en esta administración. Para que, entre otras cosas, investiguen los escándalos en los que están señalados sus compañeros funcionarios, sus amigos empresarios y su “destapador”. Está difícil, pues él es parte del status quo. Ha participado directamente en puestos clave de esos gobiernos desprestigiados por la corrupción y/o la violencia.

… El ungido le dijo a Carlos Loret que él es el culpable de que tengamos en México políticas económicas sanas. Así, tal cual. Ya que está de optimista y modesto, vale la pena preguntarle si también es el culpable de las irregularidades, confirmadas por la Auditoría Superior de la Federación, en la entrega de recursos a Juntos Podemos, presidido por Josefina Vázquez Mota. Le tocó cuando era canciller. O de la impunidad alrededor de miles de millones de pesos fugados, cuando era secretario de Hacienda.

Empezó con frases dignas de tiempos de Fidel Velázquez: “Háganme suyo”, les dijo a los cetemistas. Sí, a esas personas cuyo líder, el otro Gamboa, desvió fondos a paraísos fiscales

 

EL UNIVERSAL, COLUMNA GRAN ANGULAR DE RAUL RODRIGUEZ CORTES

Meade contra AMLO o la disputa por la nación

Hasta dónde habrá llegado el desprestigio del PRI y el repudio que provoca en amplios sectores de la ciudadanía, que el mayor atractivo de quien será su candidato presidencial es no ser del PRI.

… Porque no sólo lo desvincula del desprestigio tricolor, sino del que la ciudadanía ve en todos los partidos políticos, percepción ésta invariablemente asociada a la corrupción y al abuso. Meade es, entonces, un hombre apartidista y, por lo tanto, el menos sucio de entre quienes podrían haber abanderado al PRI. Suma a ello una capacidad técnica y administrativa obtenida al frente de cuatro secretarías de Estado, que aporta, para la construcción de su imagen, responsabilidad y mesura, complementadas además por el atributo personal de la sencillez. Es un tecnócrata más o menos limpio, en medio de la suciedad del sistema.

Presentar a un candidato así es la estrategia de Peña Nieto. Optar por un no priísta fue un bien medido cálculo político del Presidente. De ninguna manera fue un desprecio a la militancia de su partido. Tampoco una deliberada imposición de Luis Videgaray, su hombre más cercano. No le importa que en el imaginario popular persista la pregunta de quién realmente manda en este gobierno. El verdadero objetivo estratégico es no perder el poder tras una gestión marcada por la corrupción, la inseguridad y la violencia. O dicho de un modo más preciso, evitar a toda costa que gane López Obrador.

… Peña Nieto tiene claro que la verdadera confrontación será contra AMLO y Morena. Igual saboteará alianzas y comprará votos, pero su mejor recurso es enfrentar al verdadero opositor con un candidato sanamente distanciado del PRI (Zedillo dixit), apartidista, presumiblemente ajeno a la corrupción y tecnócrata eficaz que le dé continuidad al proyecto de las reformas estructurales.

Eso es lo que abanderará Meade: la continuidad de los negocios que vienen con las reformas estructurales. Por eso es el candidato de las élites económicas nacionales y extranjeras, de la derecha y el centro, y de no pocos ciudadanos que sucumbirán otra vez a la guerra sucia por venir con la misma narrativa de que la opción AMLO es un peligro para México.

… México vive en un sistema capitalista que, para cambiarlo, no sólo requeriría de otra revolución nacional, sino de una revolución mundial. AMLO debería matizar su discurso, concitar más el apoyo del capital privado y darle su justo valor a nuestra inserción en el mundo. Eso no quiere decir que reniegue de su posición de izquierda, ni que deje a un lado el objetivo de recuperar la justicia social y extirpar un sistema político podrido. Acaso deba enfatizar más en la moderación de la desigualdad y en un reparto más equitativo de la riqueza, corriéndose un poco hacia el centro y al voto temeroso que en él se ubica.

 

EL UNIVERSAL, SECCION OPINION

Zombies priístas

EL UNIVERSAL, COLUMNA EN PETIT COMITÉ DE OSCAR MARIO BETETA

JAM inicia su proyecto de nación

Los fundamentos de dos de los Proyectos de Nación para elegir en 2018 están, uno insinuado, el otro confirmado. El del precandidato del PRI, José Antonio Meade, se define por el afán de conciliar, unir y construir. El de Andrés Manuel López Obrador, antitético a todo, es confrontar, dividir y destruir. Si el Frente Ciudadano por México llega a consolidarse, habrá que ver lo que ofrece, más allá del grotesco reparto de posiciones que es a este momento.

… El factor de más peso presente en ese acercamiento post-destape, registrado ampliamente por todos los medios con el seguro propósito de exhibir armonía y una buena relación y apoyo irrestricto de los ex aspirantes al elegido, es la pertenencia de todos ellos a un mismo equipo, cuya cabeza indiscutible es el presidente Enrique Peña Nieto.

… Juntos, es una palabra que empieza a ser muy notoria en el discurso, meramente declarativo hasta hoy, de José Antonio Meade. Y en ese sentido, su más grande desafío va a ser tener que reconciliar al PRI con la ciudadanía primero y, después, a las instituciones, para que realmente la sirvan. La distancia que hay entre una y otra partes es abismal; acortarla es la esencia más positiva y alentadora del proyecto que seguro detallará en su campaña.

Así, la primera aduana que deberá pasar José Antonio Meade, es hacer creíble su ofrecimiento. La honradez intelectual y profesional que lo caracterizan, permitirían darle crédito para el momento de actuar.

Esto dista mucho del beneficio de la duda que se le pueda dar a Andrés Manuel López Obrador, a quien la sociedad tiene perfectamente identificado por su arrogancia, cerrazón, intransitabilidad y obsesión por el poder. Con tal de alcanzarlo, no tiene el menor recato para prometer imposibles, en un verdadero dislate que seguro irá siendo más evidente durante las campañas. Con ello, la gente sabrá de bien a bien por quién sufragar en una elección que, se espera, redefina el rumbo de México.

 

EL UNIVERSAL, ARTICULO DE HERNAN GOMEZ BRUERA

Los empresarios y el nuevo AMLO

Aunque desde luego la gura de Meade —dos veces secretario de Hacienda— despierta mayor confianza y certidumbre entre el establishment empresarial y financiero, sería equivocado asumir que estos sectores se alinearán automática y abrumadoramente en contra de López Obrador. En los últimos días he podido conversar con empresarios que han decidido apoyar a AMLO en su campaña. Más allá de los nombres que se han hecho públicos —como el de Alfonso Romo, Marcos Fastlich o Miguel Torruco—, hay muchos otros que están apoyándolo.

Varios de los que se han acercado a AMLO, sin embargo, preeren no hacerlo público porque temen sufrir hostigamiento y represalias por parte del gobierno. Están conscientes de que lo que menos quiere el régimen son ejemplos de empresarios que apoyen la candidatura de AMLO porque esto tira abajo la narrativa que buscará imponer el PRI de un López Obrador idéntico a Nicolás Maduro.

… Llama la atención que la incertidumbre que hoy existe en algunos sectores del mundo financiero sea mayor dentro que fuera del país. Citigroup, Scotiabank o Credit Suisse, por ejemplo, han publicado reportes relativamente positivos sobre AMLO, que tiran abajo muchos mitos. Scotiabank apunta que AMLO está más cerca de Lula da Silva o de José Mujica que de Hugo Chávez. Hay distintas razones por las cuales una parte del empresariado apoya la candidatura de López Obrador. Algunos, porque les preocupa el crecimiento mediocre de la economía mexicana, otros por una genuina preocupación social. Los más, por hartazgo frente a la corrupción.

 

REFORMA, ARTICULO DE JUAN VILLORO

Meade S. A. de C. V.

El PRI se adelantó a la Navidad y le hizo un magnífico regalo a Andrés Manuel López Obrador. Al destapar a José Antonio Meade, que no milita en el partido, renuncia a sus propias fuerzas. Lejos del trato político y más lejos aún del carisma, el secretario de Hacienda aparece como el candidato de los mercados. Con todas las condiciones para ser gerente, no califica como mandatario.

La propuesta de López Obrador hace pensar en una nostálgica restauración del viejo PRI, partido en el que inició su trayectoria: un echeverrismo que no llega a cardenismo. En 2006 fue la mejor opción para la Presidencia y en 2012 la menos mala. Ahora está a punto de convertirse en el único político real de la contienda.

… En 2006, una campaña difamatoria lo presentó como “Un peligro para México”. Esta imagen se ha revertido a tal grado que resulta difícil atribuirle iniciativas radicales. Ya atemperado, se acerca a la Presidencia, que acaso su ánimo repudia, pues una y otra vez ha preferido el papel de denodado luchador social que el de estadista. Pero la realidad, que en México puede ser sinónimo del PRI, lo ha convertido en hombre de la circunstancia.

Volvamos a Meade. Roberto Morris escribe con acierto en Vanity Fair que “tendrá la tarea de defender los resultados de los últimos treinta y siete años de gobiernos tecnócratas. Su discurso es predecible -estabilidad macroeconómica, baja inflación, reformas estructurales, etc. Sin embargo, también tendrá que explicar cómo es que aun con un incremento de 800% en materia de comercio exterior, a partir de la firma del TLCAN, México sigue con los mismos niveles de pobreza y corrupción que en 1992, antes de que el tratado entrara en vigor”. A esto hay que agregar que la brecha de la desigualdad ha aumentado considerablemente. De acuerdo con la investigación que en 2015 Gerardo Esquivel Hernández preparó para Oxfam México, el 1% de la población concentra el 21% de la riqueza y el 10% concentra el 64%. Estas cifras oprobiosas van en contra de la tendencia mundial: de 2007 a 2012, la cantidad de millonarios en el planeta disminuyó en 0.3%.

… Meade fue virtualmente destapado por Luis Videgaray. Después de ayudar a Donald Trump a ser Presidente, el canciller-que-llegó-para-aprender desea arruinar otra porción del mundo.

… Si Peña Nieto habla como quien lee en teleprompter, Meade habla como si leyera una página Excel. Lo extraño es que no aspira a gobernar el Banco de México, sino a gobernar México como un banco.

 

EL FINANCIERO, COLUMNA COORDENADAS DE ENRIQUE QUINTANA

El choque de AMLO con Meade

Ya le comenté esta semana que, si quiere ganar, José Antonio Meade deberá mantener un perfil que permita atraer electores que no hubieran votado por el PRI si el candidato fuera otro; pero, al mismo tiempo, no puede darse el lujo de perder el voto duro del PRI.
Es un caso análogo al de López Obrador.
Si el líder de Morena quiere realmente ganar la elección necesita tener un comportamiento que atraiga electores que en primera instancia no votarían por él. Pero sin perder a su base electoral a la que tiene acostumbrada a cierto estilo de discurso y comportamiento.

Una de las primeras reacciones de López Obrador tras definirse el virtual candidato del PRI fue llenar al exsecretario de Hacienda de adjetivos insultantes: ‘señoritingo’, pelele, títere, representante de la mafia del poder, así para empezar.
La reacción de López Obrador hace recordar al candidato que, con el “Cállate, chachalaca” dirigido a Vicente Fox en el 2006, erosionó una parte de la ventaja que llevaba.
Algunos consejeros del virtual candidato de Morena han tratado de moderarlo y evitar que ocurran estos arranques, que, saben, eventualmente generan rechazo de posibles simpatizantes.
Pero, pareciera que AMLO prefiere escuchar los ecos favorables de sus partidarios a ultranza, quienes le celebran y aplauden esa actitud agresiva de peleador callejero.

 

MILENIO, SECCION POLITICA

 

EL FINANCIERO, COLUMNA AMARRES DE JORGE CASTAÑEDA

AMLO y Meade, un solo corazón contra la corrupción

La idea es de Armando Ríos Piter, y es muy buena, por eso me la fusilo, como siempre, tratando de reconocer la paternidad de las tesis perspicaces que descubro y reproduzco. ¿Qué dice López Obrador en su libro y ahora en su Plan de Nación, así como en todos sus discursos a propósito de la corrupción? Que siendo él honesto no viene mucho al caso qué instituciones ni qué orígenes tiene su candidatura; de quién se ha rodeado a lo largo de su larga vida política; qué investigaciones o comisiones de la verdad va a crear para indagar sobre el pasado, reducir la impunidad, y de esa manera evitar la corrupción en el futuro. Básicamente la respuesta de López Obrador es que, como él es honesto, en su gobierno no se va a robar y no habrá corrupción. Podrá haber colaboradores suyos que fueron corruptos; podrán no ser castigados los funcionarios de sexenios anteriores que hayan sido corruptos; incluso podrá haber una especie de amnistía tácita o explícita para todos ellos. Pero el problema de la impunidad, es decir, de la corrupción pasada no castigada y que se perpetúa hacia el futuro, se va a evitar con el mero hecho de que Andrés Manuel López Obrador es un hombre honesto, austero, íntegro y que así lo ha demostrado a lo largo de toda su vida política.
¿Qué dice Meade? O en todo caso ¿qué dicen sus simpatizantes o sus partidarios? Exactamente lo mismo: Meade es un hombre honesto; que no tiene manchas de corrupción, de negocios suyos, de complicidades activas en su pasado, en su vida de funcionario. Podrá haber participado en gobiernos corruptos; haber sido testigo de actos de corrupción de terceros; podrá incluso haber solapado la corrupción de otros en distintos momentos de su carrera burocrática. Pero siendo un hombre honesto, íntegro, la corrupción bajo su presidencia desaparecerá, o se reducirá de manera dramática casi casi por acción de una varita mágica. ¿Cuál va a ser la varita mágica? Pues justamente será la presencia en la Presidencia de un hombre honesto, no importa de quién se haya rodeado antes o durante su campaña; ni de quién se rodee en su gabinete. Como él no ha robado, se dejará de robar.
Como vemos, el enfoque es exactamente el mismo, y es totalmente iluso, en el mejor de los casos, o hipócrita y mentiroso en el peor. Cualquiera sabe que no hay manera de reducir la corrupción en este país sin castigar a los corruptos. Y todos sabemos desde hace tiempo que la única manera de castigar a los corruptos es buscándolos, no esperar que aparezcan por sí mismos.

 

EL HERALDO DE MEXICO, COLUMNA DEFINICIONES DE M ANUEL LOPEZ SAN MARTIN

AMLO sale de compras

Por más que AMLO se disfrace de diferente, es igual a otros de la “mafia del poder”. Repite los mismos vicios de la clase política que tanto critica.

El tabasqueño ha convertido a Morena en un centro purificador. Él decide quién es puro y quién no. Quién dejó de estar apestado, y a quién recibe con los brazos abiertos. Ya lo hemos visto tendiendo puentes lo mismo con Elba Esther Gordillo y su clan, que recibiendo con los brazos abiertos a René Bejarano o apapachando a Lino Korrodi.

Ahora, como 2018 está a la vuelta de la esquina y todo suma, busca a quienes tanto criticó para invitarlos como aliados electorales. Surrealismo puro. López Obrador quiere hacerse acompañar en la boleta por Nueva Alianza, que formó Gordillo, y Encuentro Social, un partido de corte religioso.

Lo de ambos partidos, es vulgar. La congruencia no está en su diccionario. El Panal es aliado del PRI en el Congreso y lo fue en los pasados comicios estatales, coqueteó con la idea del Frente y ahora se deja endulzar el oído por AMLO. Encuentro Social, por el estilo. Su dirigente era cercanísimo a Marcelo Ebrard, ahora son aliados del PRI-gobierno –con una clara tendencia a someterse a lo que dicta Bucareli-, pero trataron de convencer a Margarita Zavala de ser su candidata y sopesan sumarse al Frente en CDMX.

Ambas franquicias, se venden al mejor postor. Eso no sorprende. Si acaso algo llama la atención es que Morena les coquetee y les ponga en la mesa una limosna para convencerlos.

 

EL FINANCIERO, COLUMNA ESTRICTAMENTE PERSONAL DE RAYMUNDO RIVA PALACIO

Nuño, a la campaña

Ochoa, elogiado por Peña Nieto y Meade sobre cómo ha manejado al partido, seguirá al frente de él; Nuño dejará en breve Educación y se moverá para ser el coordinador de la campaña presidencial.

… Apostar por Meade recoge parte de la preocupación por el desgaste del PRI como partido en el poder, y de lo inconveniente de presentar un candidato priista cuando el sinónimo en el imaginario colectivo de tal filiación es la corrupción. El modelo que esboza es el del Estado de México, donde Ochoa de forma orgánica, y Nuño como enlace presidencial, jugaron un papel activo para que Alfredo del Mazo ganara la elección.
Diseño y estrategia fue lo que se utilizó en el Estado de México. Recursos federales abiertos y discrecionales, que incluyó que el propio Meade, como secretario de Hacienda, fuera a hacer campaña disfrazada en las últimas semanas de la contienda, fluyeron en cantidades que parecían ilimitadas. La estrategia repartió responsabilidades al gabinete en municipios y regiones, inventó un candidato de oposición altamente competitivo, como fue Juan Zepeda, del PRD, dinamitó una alianza entre ese partido y el PAN y, en una elección polarizada, lanzó una guerra sucia contra Morena, donde la bala de plata fueron los videos en los que Eva Cadena, aspirante de ese partido a una alcaldía en Veracruz, recibía dinero supuestamente para Andrés Manuel López Obrador y las campañas morenistas. Esa campaña rompió el momentum de la candidata de Morena al Estado de México, Delfina Gómez, y contribuyó a que Del Mazo ganara.
Uno de los arquitectos de la victoria, Nuño, estaba feliz días después de conocerse los resultados de la elección. En una charla se le hizo notar que aunque había ganado Del Mazo, no había sido por los votos del PRI, que fueron 56 mil menos de los que consiguió Morena, sino por los casi 300 mil que le aportaron los partidos coaligados. “Eso no importa
-atajó vehemente-, ganamos”.

… Osorio Chong tiene la relación con todos los gobernadores priistas, y la mayoría de ellos, sobre todo en el sur del país, forjaron alianzas con él para llegar al poder. También tiene ascendencia sobre la estructura burocrática del partido y control sobre los sistemas de inteligencia política. Un individuo con su personalidad, agraviada y molesta como se encuentra en estos días, que tiene instrumentos para hacer daño si se lo propone, es altamente peligrosa para una candidatura que hoy sólo tiene la fortaleza de quien lo ungió y de las cúpulas, pero que es vulnerable, cuando menos por ahora, en el despliegue territorial.
En los reajustes que deberá hacer el presidente para limpiar de basura interna la campaña de Meade, se encuentra el rol que le deberá asignar a Osorio Chong, cuya importancia estratégica permite argumentar que sería la siguiente rueda del engranaje electoral priista a poner en marcha, si se quiere apuntalar el proyecto transexenal que se dibuja en Los Pinos.

 

EL FINANCIERO, COLUMNA LA FERIA DE SALVADOR CAMARENA

Qué le dio Meade a Osorio

… Porque Meade necesita a Osorio tanto o más que Osorio a Meade. No sólo para dar sustancia al discurso de la unidad tricolor, esencial en un momento en que ese partido tiene que afianzarse en zona competitiva electoralmente hablando, sino porque el todavía secretario de Gobernación habrá resultado un fiasco para mitigar la violencia, pero eso no quiere decir que carezca de peso político dentro de su partido, e incluso fuera de él.
El PRITAM (Soledad Loaeza, dixit), que copó altas posiciones del gobierno de Peña Nieto –el sistema hacendario y sus satélites para empezar–, no tiene sin embargo dominio, por ejemplo, de la estructura de los delegados federales, centenas de funcionarios designados con Osorio como fuerza gravitatoria.
El todavía secretario de Gobernación puede jugar a las contras en las elecciones. De eso se habló en 2016, cuando varias gubernaturas salieron del control del PRI sin que tal cosa pareciera doler a Bucareli (Veracruz, por ejemplo).

En medio de lo que debería ser una emergencia nacional por el descontrol de la inseguridad, con el gobierno empeñado en sacar porque sí leyes autoritarias, como la que ayer avanzó en San Lázaro, con escándalos impunes como el de Pegasus, Osorio tendría mucho qué perder si el candidato del PRI se destacara por pintar su raya de lo que evidentemente no ha funcionado en la procuración de justicia y la atención de las víctimas: un sexenio desperdiciado y al alza en sangre y nuevos deudos.