Materializa lo espiritual, hasta hacerlo palpable, y espiritualizar lo material, hasta hacerlo invisible: ése es todo el secreto

Jacinto Benavente (1866-1954)