Me amo a mi mismo en este preciso momento. No me espero a bajar de peso, a conseguir un nuevo empleo, a encontrar una pareja o a que suceda cualquier cosa. Este momento es mi realidad y sé que el único momento en el que puedo empezar a amar lo que soy es precisamente aquí y ahora. El amor incondicional es el amor sin expectativas o condiciones. Esta es la manera en que elijo amarme a mi mismo: aceptando lo que es.