Alto a las agresiones en contra de periodistas ocurridas en varias entidades del país, además de demandar que se termine la impunidad en estos casos fue lo que representantes de diversos medios de comunicación exigieron a las autoridades.

En un encuentro en la sede de la Comisión estatal de Derechos Humanos plantearon la necesidad de plantear un fideicomiso de 500 mil pesos, para proteger a las familias de los comunicadores que desafortunadamente pierden la vida en el cumplimiento de su labor.

Ahí también se expuso que leyes e instituciones deben atender con mayor prontitud a los periodistas en riesgo, e iniciar acciones para proteger la vida de comunicadores amenazados y tipificar como delito toda agresión, incrementar las penas, protegerlos y a sus fuentes, brindar atención inmediata, además de separar en la ley a los comunicadores de los defensores de derechos humanos pues no tienen el mismo objetivo.