“Cuidar de mis hermanos, compañeras y compañeros, usar el diálogo para evitar conflictos y cumplir mejor mis tareas, para que cuando sea grande pueda ayudar y defender a las personas que no puedan hacerlo” así lo dijo Juan pablo González de 10 años de edad, quien rindió protesta como “Niño Defensor de los Derechos Humanos”.

Juan Pablo es uno de los 110 estudiantes que asumieron el compromiso de construir un mejor futuro al difundir los Derechos Humanos, interactuar con otros de manera pacífica y atender la exigencia universal del respeto a las garantías individuales.

La capacitación de los pequeños continuará a través del programa “Mi Escuela, Mis Derechos”, para construir un municipio más equitativo y justo para las futuras generaciones.