No es lo mismo…

Por: Maricruz Rivera Garzón

Educación, el reto de Ana Lilia

En un escenario en el que los maestros se convierten en tema de la agenda política nacional, y por representar un sector sustancial para el desarrollo de los estados y las naciones, la incorporación de Ana Lilia Herrera Anzaldo como secretaria de Educación, en el equipo del gobernador Eruviel Ávila Villegas, representa una decisión importante, por el perfil de la senadora por el Estado de México.

Ella se ha forjado en la cultura del esfuerzo y estudió en escuelas públicas de Ecatepec. Trabaja desde los 17 años; fue cajera y secretaria en una oficina, para desde ahí superarse permanentemente a golpe de voluntad, educación continua y entrega.

También sabe el reto que significa desempeñarse en el gabinete del Estado de México, porque ya fue coordinadora General de Comunicación Social y fue la primera mujer en ocupar la Secretaría de Desarrollo Social, además de ser secretaria Técnica del Consejo Estatal de Población.

Tanto en COESPO como en Desarrollo Social tuvo la oportunidad de conocer a detalle las condiciones sociales en todo el territorio mexiquense, y a eso habría que sumarle que ha vivido tanto en el Valle de Toluca como en el Valle de México, específicamente en Ecatepec y Metepec.

Siendo diputada local en el Estado de México se sumó a sus vecinos de Metepec para analizar un proyecto de desarrollo urbano y se logró defender un espacio verde que es vital para el ambiente en el Valle de Toluca, ahora conocido como el Parque Bicentenario.

Como presidenta municipal de Metepec atendió de manera prioritaria los baños de las escuelas públicas, para generar mejores condiciones de estudio y prácticamente le cambió el rostro a esa localidad, desde el aspecto urbano hasta la forma de ver y vivir tradiciones centenarias como el Paseo de la Agricultura, el cual rescató de la borrachera en el que algunos lo convirtieron para devolvérselos a las familias como punto de encuentro.

Es reconocido a nivel nacional su esfuerzo para rehacer de Metepec un punto de encuentro cultural, reconvirtió el Festival Quimera a una expresión plural e internacional, además de dar un nuevo giro a la tradicional Feria de San Isidro Labrador, la cual dejó de ser considerada la cantina más grande del Valle de Toluca para convertirse en el escenario preferido de grandes grupos que por fin regresaron a esta región del Estado de México a ofrecer lo mejor de la música, el teatro, la danza y todas las expresiones artísticas que logró rescatar.

Ana Lilia es una mujer excepcional. Madre de familia, emprendedora decidida, una transformadora de la vida política, la cual hizo respetar con base en la honestidad, pues es una convencida de la transparencia y la pluralidad.

Es por demás recordar que en materia educativa ella no es una improvisada, dado que no muy lejos está el momento en que sentó las bases para la compartición de la información científica y educativa en la red Redalyc que tanto impulsó en coordinación con la Universidad Autónoma del Estado de México, y desde sus posiciones legislativas como diputada y más recientemente como senadora.

El retos es muy grande en el estado con la matrícula educativa más grande del país, pero se comienza bien cuando se habla de una mujer de esa talla, quien, por cierto, rechazó toda forma de futurismo y advirtió que va a la Secretaría de Educación del Estado de México a trabajar, no como antesala de absolutamente nada, “pues el futuro se construye con el presente”, aclaró.